Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

¿Despierta el Tribunal Electoral?

hector-aguilar1

Héctor Aguilar CamínDía con día

Se trata de garantizar que la mayoría de la Cámara sea decidida por los votantes, no por las maniobras poselectorales de los ganadores

Hay signos de que el Tribunal Federal Electoral despierta. ¿Despierta de qué? De la pesadilla de su captura política por el gobierno.

El Trife revisó en estos días asuntos clave para la democracia con autonomía y rigor jurídico. Me refiero a las candidaturas de Félix Salgado y de Raúl Morón al gobierno de Guerrero y Michoacán, en las que el Trife dio la razón legal al INE, autorizándolo a refrendar sus veredictos previos. Eso hizo el INE el martes por la noche, con lo cual la legalidad venció de cabo a rabo.

El otro asunto clave está pendiente. Es el de las medidas propuestas por el INE para evitar la sobrerrepresentación que priva hoy en la Cámara de Diputados.

Circuló ya la ponencia del magistrado Felipe Fuentes, favorable a los criterios del INE, para que no se repita la maniobra inconstitucional, mediante la cual la coalición gobernante se quedó con muchos más escaños de los que les dieron los votantes.

En 2018, Morena recibió 37 por ciento de los votos. Pero tiene 51 por ciento de las curules en la Cámara de Diputados: 14 por ciento más.

La coalición Juntos Haremos Historia recibió 43 por ciento de los votos. Pero tiene 61 por ciento de las curules: 18 por ciento más.

En ambos casos se rebasó por mucho el 8 por ciento de sobrerrepresentación que permite la Constitución.

La ponencia de Felipe Fuentes autoriza al INE a impedir este año las maniobras que permitieron en 2018 la adulteración de la voluntad popular.

También exige a la Cámara de Diputados que informe al Tribunal si, a la hora de instalarse, alguna bancada viola con su número de escaños la sobrerrepresentación constitucionalmente autorizada.

Se trata de garantizar que la mayoría de la Cámara sea decidida por los votantes, no por las maniobras poselectorales de los ganadores.

Un mal augurio: la sesión del Trife para votar la ponencia de Fuentes estaba anunciada para ayer. Pero se aplazó.

¿Por qué? Porque al parecer la ponencia tiene mayoría en el Tribunal, contra la voluntad de su presidente, cuyo gobiernismo es conocido.

Se diría que el presidente del Trife quiere ganar tiempo para presionar a la mayoría que ha perdido en su casa, y que no le gusta.

Menú de accesibilidad