Desde el pasado noviembre, se dijo en este generoso espacio de El Economista, que en Palacio concluyeron que no es brecha, sino océano lo que separa la popularidad e imagen del presidente Andrés Manuel López Obrador de la imagen del partido oficial, de Morena.

Se decidió que todos los aspirantes —las corcholatas, según la cariñosa definición presidencial—, necesitaran asistencia del gran estratega de palacio y se empezaron a urdir planes para debilitar o de plano dividir a la alianza opositora.

Movimiento Ciudadano, lo sabe Dante Delgado, no puede perder Jalisco y, como se dijo en noviembre pasado, palacio le hizo una oferta que no pudo rehusar. Por eso pelea con el PRI, no con el PAN, y parece que decidió ser el gran esquirol en la elección del 24.

INE parchado, si la SCJN no se apura
Falta que la Suprema Corte de Justicia decida sobre la segunda parte del “plan B” electoral del Gobierno de la República, la que hace parcial desmantelamiento de la estructura que durante 26 años ha organizado elecciones democráticas.

Bien dijo el clásico reciente, “tiempo es política”. La apuesta es que la Corte no la anulará toda y se aprestan a sacar ventaja de que el INE llegaría a la elección presidencial parcialmente debilitado.

Prueba de que, pese a su pregonada fe, palacio no quiere dejar su legado de la revolución de las conciencias al capricho del “pueblo bueno y sabio” y quiere, como sea, cargar los datos los dados electorales a su favor.

No es prioridad la seguridad en las carreteras
La reunión de ayer en palacio de los gobernadores morenistas para escuchar instrucciones de cómo usar electoralmente los programas sociales prueba que para el Gobierno de la República esa es la única prioridad.

Por eso, pese a las quejas de los transportistas y a la creciente inseguridad en tantas e importantes carreteras de la República más amenazadas por las bandas del crimen organizado, pareciera que se decidió ya que sea problema del próximo Gobierno.

Se sumaría a la larga lista de problemas de seguridad pospuestos por razones electorales, circunstancia a registrar por quienquiera que ocupe la Presidencia de México en el otoño del 24, pues ya saben que les dejarán la víbora chillando.

Notas en remolino
¿Qué escuchó o que información tiene el presidente López Obrador de la elección del Estado de México para empezar a hablar de fraude? Quizá porque una ventaja muy estrecha de Morena sería vista como una derrota para su estrategia de la sucesión… Por cierto, si, como se dijo el gobierno comprara Banamex debe contraer deuda, pues para poder completar el dinero para pagarle a Iberdrola pedirán 1,400 millones de dólares a los fondos de retiro de los trabajadores… Otra vez el petate del muerto, un diputado morenista presentó en la Permanente una iniciativa para que los ministros de la Corte sean elegidos por voto popular, pues saben que no tienen los votos para tal reforma constitucional… El español Fernando Arrabal nos advirtió: “Los fanatismos más temibles son aquellos que pueden confundirse con tolerancia….