Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Cuando las ideas valían la pena

héctor herrera

Héctor Herrera Argüelles

Héctor, mi padre, contaba que Rodolfo González Guevara, era de esa rara especie de políticos honestos y verdaderamente preocupados por el bienestar social

En memoria de mi padre, Héctor Herrera Trujillo
“El sabio no enseña con palabras, sino con actos”:
Lao Tse

Como reacción a mi más reciente entrega a la que titulé “La Disputa 2021”, dos grandes amigos, destacados en sus quehaceres profesionales, me hicieron notar por separado, que omití el nombre de uno de los personajes centrales en la construcción de las Corrientes Democrática y Crítica del PRI.

Insistieron que el personaje fue tan o más importante que los ya citados, por su acción central en la creación de una corriente política y de pensamiento que se había nutrido de los errores del priísmo post-revolucionario. Proponía que, sin abandonar sus raíces nacionalistas y progresistas, el Revolucionario Institucional pudiera adaptarse a los requerimientos y necesidades de un mundo global e interconectado, pero sin depender expresamente y abiertamente del vínculo y la relación con el vecino del norte.

Entonces vino a mi mente el personaje quien había sido contemporáneo de mi padre, y objeto de algunas charlas familiares, ya que habían trabajado juntos en algún momento de sus vidas.

De este personaje político originario de Mazatlán, Sinaloa, quien estudió la carrera de Derecho en la Universidad de Guadalajara y formado políticamente en la CTM y en el PRI, mi padre contaba que tanto él como el General Alfonso Corona del Rosal, se distinguían del político oprobioso y banal por sus actos e ideas políticas, económicas y sociales comprometidas y conectadas con el sentido social con un valor agregado de honestidad, fineza y dignidad.

Héctor, mi padre, contaba que Rodolfo González Guevara, era de esa rara especie de políticos honestos y verdaderamente preocupados por el bienestar social. Ambos cruzaron sus caminos en el PRI, como tantos otros mexicanos quienes decidieron participar políticamente, y encontraron en ese partido, una vía de expresión a sus inquietudes políticas. González Guevara tuvo responsabilidades en el gobierno federal, en el entonces Departamento del Distrito Federal y en la diplomacia. Se distanció de Luis Echeverría y fue uno de los principales teóricos del llamado “Nacionalismo Revolucionario”.

La sugerencia de mis amigos de hablar expresamente de González Guevara coincide con la “banalización” y la “farandulización” de la política. Hoy día en que los partidos políticos se afanan en postular artistas, futbolistas y personajes de los medios a puestos políticos, se extraña profundamente a hombres y mujeres de ideas y acciones políticas claras y firmes alejadas del oropel, del reflector y de la cosecha barata.

Y no es porque los personajes de la farándula no tengan derecho a acceder a una posición política, sino porque la mayoría se convierten en “presas” de los “aparatos organizados de poder” quienes los utilizan como “carnada electoral” para acceder a las arcas públicas para usufructuar y abusar del dinero público.

Es el mismo caso de los políticos “chapulines”, quienes, sin importar la ideología, saltan de un partido a otro, solo para utilizar el presupuesto público para saciar sus fines personales y de grupo.

Por ello es notoria la ausencia de personajes y políticos como Rodolfo González Guevara, Alfonso Corona del Rosal y Héctor Herrera Trujillo, preocupados verdaderamente por el bienestar social, y no solo por el bienestar de su propia familia.
Cuauhtémoc Blanco y Paquita La del Barrio, son ejemplos claros de cómo los “aparatos organizados de poder”, utilizan su fama para abusar del presupuesto público. Blanco es el gobernador peor calificado en todos los rubros, mientras que Paquita cuando acudió a registrarse como candidata a una diputación con el apoyo de Movimiento Ciudadano reconoció que “no sé a que vengo aquí, yo solo sé que hay personas atrás de mí que, son los que me van a enseñar a manejar este asunto”. Decía mi padre, “más claro ni el agua”.

Hoy los partidos políticos como Morena que postula violadores y saltimbanquis, y la llamada Triple Alianza que busca en gente como Pato Zambrano, Rommel Pacheco y otros, pescar el voto popular, muestran la fragilidad de la preparación y el compromiso ideológico y política de sus cuadros con las causas sociales. Estamos entonces ante la imposición de títeres que se mueven al gusto de sus promotores.

Por ello, personajes como González Guevara, que se opusieron a la ola del clientelismo, y promovieron cambios sustanciales a las formas políticas de coyuntura tuvieron que tomar rutas y caminos diferentes. Cuando el historiador José María Muría se refirió a González Guevara dijo: “Si se equivocó o no, esa es harina de otro costal. Lo que me queda claro es que González no traicionó al partido, sino que, al contrario, fue el PRI de Miguel de la Madrid, el que lo traicionó a él”.

En efecto, cuando las ideas valían la pena y el arrojo.

De la libreta
° A 4 meses de las elecciones, toma forma la intención de voto en las 15 entidades donde habrá cambio de gobierno. En la reciente medición de Massive Caller, 10 estados se inclinan por Morena incluido de manera sorpresiva Guerrero, y los 5 restantes parecen optar por la Triple Alianza PRI-PAN-PRD.
° Especialistas de la OMS consideran que los altos niveles de contaminación podrían estar asociados también con el número de muertes por Covid-19, y es que 1 de cada 10 fallecimientos podrían estar vinculados a la polución ambiental.
° A pesar de que le dejaron un gobierno en ruinas, el Gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, reporta un nivel de aprobación del 51.2 por ciento, sin embargo, con retos fuerte como la inseguridad y la recuperación económica.

@HectorHerreraAR

Menú de accesibilidad