No están hechos para grandes cosas. Florestán

Los gobiernos de México, a todos los niveles, han tenido una incapacidad crónica en la gerencia de obras públicas, debido a la corrupción, más que a la capacidad.

No hay una obra, chica, mediana o grande, de gobierno, que no tenga problemas de construcción, financiamiento, calidad, cumplimiento, plazos, entrega o precios.

No importa el color del gobierno, PRI, PAN o PRD, tampoco si es municipal, estatal o federal. No pueden con la obra pública.

Me quiero referir a tres casos emblemáticos de diferentes instancias de gobierno: el edificio del Senado de la República, la Estela de Luz y la Línea 12 del Metro. A esto usted puede añadir la obra más cercana que conozca.

La nueva sede del Senado se comenzó a construir en el terreno donde estuvo el Cine Roble, a pesar de que en 1994 había adquirido un lote detrás de Bellas Artes donde el propio Carlos Salinas colocó la primera piedra, a pesar de que esa cámara tenía sus espacios en el Palacio Legislativo de San Lázaro, al que nunca se quiso cambiar.

La obra inició en 2007, duró años y los precios fueron subiendo conforme pasaban los meses. La calidad fue tan deficiente, que el Senado se resistió a recibirla por insuficiencias, mala calidad como las inundaciones.

Es decir, se entregó tarde, mal y cara, casi el doble del presupuesto original que todos financiamos.

La Estela de Luz fue un escándalo. Costó el triple de lo presupuestado y en lugar de inaugurarla el 15 de septiembre de 2010, en el bicentenario de la Independencia, Felipe Calderón la estrenó hasta enero de 2012. Hoy, la Torre Bancomer se la engulló hasta desaparecerla del panorama. Pero allí se empeñó en construirla Patricia Flores, entonces jefa de la Oficina de la Presidencia y allí se levantó.

Y la Línea 12 del Metro, parada desde hace un año por fallas que, de acuerdo con los dictámenes, van del diseño, a la construcción, el desarrollo y los trenes.

La incapacidad gerencial de obra de los gobiernos en México es una vergüenza y retrato de la corrupción.

Porque ingenieros hay, y muy buenos.

RETALES

  1. ALIANZA. La alineación de El Bronco, Jaime Rodríguez, con Andrés Manuel López Obrador va más allá del discurso. Está por darse la declinación a su favor del candidato de Morena al gobierno de Nuevo León, Rogelio González. Y a ver qué decide Fernando Elizondo, panista que va por MC y que también le concedería;
  2. DOS VARAS. A los jornaleros detenidos en Baja California les imponen una fianza de ¡7 millones de pesos a cada uno! y a Rodrigo Vallejo, la milésima parte, 7 mil pesos. Así se imparte la justicia en México; y
  3. ROJA. El PAN expulsó por alta traición al ex gobernador de Jalisco Emilio González por apoyar al candidato de MC a Guadalajara, Enrique Alfaro. ¿Y Vicente Fox que apoyó al candidato presidencial del PRI Enrique Peña Nieto?

Nos vemos mañana, pero en privado

[email protected]

Twitter: @lopezdoriga

Web: lopezdoriga.com