Consulta calificada o “sentir” popular


carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

¿Qué persona física o moral jugó tan mala pasada a Javier Jiménez Espriú, futuro secretario de Comunicaciones y Transportes, y a su jefe, Andrés Manuel López Obrador, con el tema del Nuevo Aeropuerto Internacional de México?


¿Qué persona física o moral jugó tan mala pasada a Javier Jiménez Espriú, futuro secretario de Comunicaciones y Transportes, y a su jefe, Andrés Manuel López Obrador, con el tema del Nuevo Aeropuerto Internacional de México?

El viernes, ambos dieron cuenta de la información que conocieron apenas en las vísperas y que constituye lo primero que debieron saber antes de juzgarlo y condenarlo: el estudio técnico aeronáutico de viabilidad.

Y es que los lugares para construir aeropuertos no se determinan solo por el sitio en que se les imagina, sino por la relación que debe establecerse entre el terreno y el espacio aéreo.

Los estudios que preceden a la construcción del abominado NAIM no comenzaron en el desastroso gobierno de Peña Nieto, sino hace algo más de 20 años, incluidas las opiniones decisivas de aerolíneas, operadores de carga y expertos de México y el mundo tales como Mitre, la más calificada especialista no lucrativa en investigación y desarrollo en ingeniería de sistemas aeroportuarios y control de tráfico aéreo, consultora clave del… ¡Departamento de Defensa de EE.UU.!