Cuestión sólo de entender que el estilo del presidente electo será similar al de Donald Trump: más que gobernar, es de campaña permanente. De ahí que el 3 de septiembre dijera que recibía un México “estable y sin crisis económica”, y, antier, que recibe un México “en bancarrota”.

Es una estrategia de poder que se apuntala en el conflicto. En el caso de Trump, The New York Times considera que es “una máquina de volatilidad”. En el de nuestro presidente electo, de mantener el control de la agenda pública.

Sin embargo, a sabiendas de que tan solo es “campaña permanente”, vale la pena revisar la economía del México que encuentra el presidente electo para gobernar:

—Las compras a Estados Unidos crecieron desde 10 mil millones de dólares en 2010 hasta los 13 mil 500 millones hoy.

—Mientras América Latina crece a ritmo de 1.5 por ciento, México lo hace al 2.2 por ciento.

—Las reservas internacionales acumulan un crecimiento de 527 millones de dólares, en relación con 2017, cuando se ubicaron en 172 mil 802 millones de dólares: récord histórico.

—Hasta agosto, se han creado casi cuatro millones de nuevos empleos, más que en los dos últimos sexenios juntos.

—México tiene mejor índice de empleos en la OCDE, sólo superado por República Checa, Japón e Islandia.

—En un país existe pleno empleo cuando la cifra de desempleo está por debajo de 4.4 por ciento de su población económicamente activa: México tiene 3.4; mientras en España es de 15.9 por ciento, Italia 11.2, Francia 9.2, Finlandia 8.1 y Letonia 7.4.

—Los compromisos de inversión extranjera para 2019 superan los 200 mil millones de dólares.

—México es el sexto país más visitado del mundo, con 40 millones de turistas que dejan 20 mil millones de dólares al año.

—El precio de la mezcla mexicana de petróleo anda en 70 dólares el barril y subiendo. La actual administración la tuvo a 20 dólares.

—México forma parte de una zona con un intercambio comercial superior a los 3.84 billones de dólares.

—Como parte del Tratado Transpacífico (Australia, Brunei, Canadá, Chile, Malasia, Japón, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam) las exportaciones de México entran a un mercado de 157 millones de consumidores.

—México es el segundo país del mundo con mayor número de perros como mascotas, con más de 24 millones, de acuerdo con el Inegi. La economía permite a los mexicanos invertir mil 500 pesos mensuales en alimentarlos.

Por supuesto que México no se encuentra en bancarrota: sólo fue una expresión al vuelo en la campaña presidencial permanente que viviremos durante la próxima administración.

Una manera de gobernar, pues.