Indigna el video del gobernador David Monreal tratando de explicar lo inexplicable: el tétrico regalo de Reyes de diez cadáveres que le fueron a dejar en el amanecer de ayer al pie del árbol navideño que se levanta en el centro de la Plaza de Armas de la ciudad de Zacatecas. Como en un cuento de Cachirulo, al fondo del mandatario se aprecian dos muñecos Queen’s o King’s Guard Life (Guardia y salvavidas de la reina o rey), de tamaño natural, con sus vistosos uniformes blanco, rojo y negro, flanqueando la entrada del palacio de gobierno como si de la Torre de Londres se tratara.

Primera observación: ¿acaso no debieron estar ahí por 24 horas dos o más policías estatales o, mucho mejor, dos efectivos de la Guardia Nacional? Entre lo que dijo sobresale su confianza en el Plan Zacatecas Dos que el presidente López Obrador echó a andar el reciente 25 de noviembre, pero también la imprudente repetición de una gran insensatez: “Lo que recibimos fue una herencia maldita” que le dejó “el neoliberalismo, que fueron casi 40 años”, con “la inseguridad, producto de la desigualdad y la injusticia, porque la descomposición de esta sociedad no fue de la noche a la mañana”.

A su estado, afirmó, “se lo fueron acabando poco a poco…”. A partir de 1980, Zacatecas fue gobernada 18 años por el PRI, otros 12 por el PRD, cuando Andrés Manuel López Obrador y gran parte de lo que después fue Morena militaban en ese partido, y otros 12 por el PRI.

¿Cuánto de “la herencia maldita” fue legada por Amalia García o… por su propio hermano? En vez de lamentar “40 años” debiera, cuando menos, descontar 12 más los cuatro meses que lleva de gobernador.

Resignado, confirmó su decisión de “acogernos a la estrategia nacional de paz y seguridad” del gobierno federal. “No nos vamos a mover, lo ha dicho nuestro presidente de la República.

Hay que atender las causas” de la inseguridad. Sí, Chucha.

Los apoyos sociales de la 4T han de ser más atractivos que lo que la delincuencia organizada paga a criminales como los que le fueron a tirar esos cadáveres o a los que han colgado y descuartizado (a casi 500 personas) durante su bisoña gestión, o los alrededor de 150 cada mes en los últimos dos años. David Monreal dijo también que los servicios de “inteligencia”, saben la hora en que la camioneta llegó con los despojos y su recorrido previo… con las cámaras del C-4. Pero esos son equipos, gobernador.

La “inteligencia” y lo inteligente habría sido la detección de la banda y la prevención de los asesinatos.

La Secretaría federal de Seguridad informó del envío de refuerzos para investigar y esclarecer lo sucedido, o sea que se actúa sobre hechos consumados.

¿De qué ha servido el dichoso Plan Zacatecas Dos? Cuán desafortunado que también ayer AMLO presumiera discutibles avances para la seguridad zacatecana. Y es que ante la criminalidad y a falta de resultados nada más queda la fe, según David: “Hay que encomendarnos a Dios. ¡En el nombre sea de Dios…!”. Vaya desgracia.