Al ofender a cuatro de los precandidatos lopezobradoristas, Vicente Fox cometió la colosal pendejada de golpear a Xóchitl Gálvez y a la oposición:

El viernes, el ex presidente replicó un xenófobo y discriminatorio mensaje que debe haberle parecido “ingenioso” y “chistoso”, pero cuyos efectos dañan a la mujer que en pocos días ha logrado perfilarse como la más fuerte, nada populista y sin duda popular contendiente para las elecciones del próximo año.

“Claudia Sheinbaum es judía búlgara, Marcelo es fifí francés, Noroña es extraterrestre y Adán Augusto de Transilvania ¡La única mexicana es Xóchitl!”, tuiteó.

Y al reparar en la dimensión de tan descomunal babosada, borró el mensaje y clamó por un perdón que nadie le otorgará:

“Pido una disculpa por haber retwiteado un Twit que no es mío. Tengo un profundo respeto por la comunidad judía”, escribió.

El ex secretario Adán Augusto López acierta:

“No se enojen con Vicente Fox: con su actitud nos ayuda hasta sin darse cuenta”.

Para Xóchitl aplica con exactitud el sobado, pero lógico “no me ayudes compadre”.

Con los renglones torcidos de Fox, Morena y sus rémoras enriquecen su arsenal de sofismas para intentar seguir desacreditando a la señora, pero sobre todo los aprovecharán para imprimir algo de ánimo a sus rolleras, repetitivas y soporíferas precampañas.

Si a Fox no se le ocurrió ni lo redactó, el insulto en ráfaga le pareció tan “divertido” que lo hizo suyo.

La ofensa no solo agravia a Claudia y a la comunidad judía, sino a los otros aspiracionistas, los cuatro tan mexicanos como él.

El ex candidato presidencial Manuel Clouthier le recordó a Fox:

“Tú sabes que hubo que cambiar la Constitución para eliminar ese pensamiento estúpido y que, aun siendo hijo de padres españoles, tú eras mexicano, por lo que pudiste ser candidato presidencial. Mexicanos somos todos, incluso los que no nacieron aquí y se nacionalizaron”.

Al evidente antisemitismo del texto se suma una falacia: la ascendencia de Sheinbaum para nada es búlgara, sino lituana.

Y si lo “francés” de Ebrard está en sus apellidos, a Adán Augusto lo equiparó con un vampiro, y medio animalizó también con lo alienígena a Fernández Noroña.

La prominencia de Fox es proporcional a su estatura física y el tamaño de su golpe: Xóchitl fue su colaboradora clave en la asistencia a las comunidades indígenas y él forma parte de la vaga “mafia del poder” que el cuatroteísmo afirma está detrás de la precandidata.

Trató de justificar el disparate diciendo que solo lo retuiteó.

La condena procede sobre todo de opositores al régimen cuatroteísta, en tanto que el oficialismo lo celebra.

Tiene razón el ex presidente del INE Luis Carlos Ugalde:

“¡Qué lamentables comentarios emite el ex presidente! Denigra su investidura. Si quiere ayudar a Xóchitl Gálvez, su mejor contribución sería la prudencia, el respeto y sobre todo el silencio”.

Y la mejor fue del ex senador Javier Lozano:

“Qué pinches ganas de estropearlo todo…”.