Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

¿Cambiaron a la Border Patrol?

laura garza

Laura GarzaEnfoque Manual

El oficial ofrece la mano, y pareciera una escena de una película con un guion que narra una historia surreal, de las que no existen y ni mucho menos te la imaginas. Estados Unidos, tiende la mano

La frontera entre nuestro país y Estados Unidos pareciera que ha dejado la tajante ferocidad y crueldad con la que la Border Patrol solía tratar a los hombres y mujeres descubiertos al cruzar por el terreno arenoso alrededor del río Bravo.

Digo pareciera porque hasta no ver este tipo de acciones más humanas de manera repetitiva, quedará en la memoria olvidadiza de estos tiempos.

El día de hoy el presidente Joe Biden anunció la reactivación del Programa para Menores Centroamericanos (CAM) el cual posibilita solicitar el estatus de refugiados a los niños y jóvenes inmigrantes que huyen de la violencia en países centroamericanos.

El avance de esto es que a partir de hoy los niños y jóvenes de El Salvador, Guatemala y Honduras podrán emigrar al país norteamericano para pedir asilo de manera directa y poder reunirse, muchos, con sus familias, sin tener que exponer su vida cruzando por terrenos peligrosos y solos

De acuerdo a datos presentados el día de hoy, el número de niños y jóvenes queriendo cruzar la frontera en solitario se han triplicado, mientras que en el porcentaje de migrantes detenidos se disparó un 28% en febrero pasado.

Tan solo el mes pasado se detuvieron a más de nueve mil menores de edad que valientemente cruzaban nuestra frontera para llegar a Estados Unidos, solos.

Esto no significa que la frontera de nuestro país con el vecino esté abierta y ahora serán los más amables, para nada. La frontera con México sigue cerrada y únicamente pulen parte de su “nueva” política migratoria después de la violencia y el freno en temas de asilo y migración con el ex presidente Donald Trump

Los números siguen siendo aterradores, más de 100,441 inmigrantes que llegaron a la frontera, solo al 3% se le permitió quedarse, mientras que el resto, o sea 96,974 fueron rechazados.

Biden ha propuesto un programa para la legalización de 11 millones de inmigrantes indocumentados que ya están del otro lado, así que la crueldad parece ser menos.

El fotoperiodista Adrees Latif de origen pakistaní y quien trabaja para la agencia internacional Reuters, ha estado en la frontera en estas semanas para capturar una serie de imágenes del borde entre México y Estados Unidos distinto, llena de familias completas, niños y bebés con sus madres en el intento de llegar al otro lado, pero pareciera que bajo un trato más amable y sencillo por parte de la patrulla fronteriza.

Latif tiene toda la experiencia en el mundo periodístico y entre ello un Pulitzer, pero sobre todo tiene una visión de los hechos que suceden a su alrededor en donde lograr fotografiar la emoción misma de quienes aparecen.

No importa cuál sea el conflicto o la tragedia, puede estar en medio de un incendio y capturar a los bomberos pasar a toda velocidad frente a él y captar el rostro perfecto del miedo y la preocupación de quien busca hacer su trabajo, pero sobre todo el de salvar vidas.

Puede estar frente a unos niños asustados por la llegada de un huracán a sus casas, pero logra sacarles la sonrisa infinita y desinteresada de solo quien tiene menos de diez años.

Ha estado en escenarios rudos, rodeado de presos y capta con su lente la mirada de cada uno de ellos con un sin fin de mensajes.

Es decir, Adrees fue el más indicado para visitar río Grande y su camino hasta Peñitas, Texas para documentar el avance de estos migrantes que al ser descubiertos, pues no les queda de otra mas que ser transportados por la policía.

Madres cargando a sus hijos de menos de un año, hasta a uno de seis. Los rostros cansados de ellas y el del temor mismo de ellos.

Acostumbrados a ver a más adultos en esa ruleta de vivir o morir en el trayecto, las imágenes son distintas.

Una madre quien abraza a su hijo en señal de protección frente a un policía de la patrulla fronteriza, este le extiende la mano y su postura se achica para alcanzar la mirada y verla a la par.

La postura del hombre uniformado del tradicional color caqui y el verde militar, sí plantea una nueva realidad, quizá como lo dijo hoy el presidente Biden “más justa y humana”.

La mujer le sonríe, mientras que el niño lo mira con sorpresa, casi como si él estuviera protegiendo a la madre. El hijo es quien toma el mayor poder en la escena fotografiada por Adrees.

El hijo de pie, con el pecho erguido, la frente en alto, el ceño fruncido se interpone ante ese hombre encapuchado quien se para frente a ellos. Él toma el rol de protector, mientras que su madre lo detiene y obvio, lo cuida con una sonrisa de pánico y nervios.

El oficial ofrece la mano, y pareciera una escena de una película con un guion que narra una historia surreal, de las que no existen y ni mucho menos te la imaginas. Estados Unidos, tiende la mano.

Será verdad, será mentira, la foto confirma lo que usted y yo vemos.

La serie completa también fue publicada por el diario El País, y vale la pena verlas y darle seguimiento a la nueva o reformulada policía migratoria de Estados Unidos.

Algo ha cambiado y se nota.

Foto: Instagram: @adresslatif
  1. La mano de dios

    La fotografía también nos ayuda a afrontar situaciones que no tenemos ni idea de cómo hacerlo. La provocación de emociones sean ciertas o no, sustituyen el temor y la ausencia

    Continuar leyendo

Menú de accesibilidad