¿Algadara en el INE?


alberto-aguirre1

Alberto AguirreSignos vitales

Jaime Rodríguez Calderón deberá a los consejeros electorales —y no a los ciudadanos que respaldaron su candidatura— figurar en la boleta electoral. Pero no por las mejores razones, necesariamente.

Jaime Rodríguez Calderón deberá a los consejeros electorales —y no a los ciudadanos que respaldaron su candidatura— figurar en la boleta electoral. Pero no por las mejores razones, necesariamente.

El desaseo de la Dirección Ejecutiva de Prerrogativas y Partidos Políticos dio sustancia a la impugnación de Armando Ríos Piter. El Jaguar ya ganó 10 días para la validación de las firmas que sustentan su solicitud de registro como candidato independiente a la Presidencia de la República. El Bronco también resultó damnificado por el sistema de revisión de apoyos ciudadanos implementado por la oficina encabezada por Patricio Ballados y por el Registro Federal de Electores, que dirige.

A final de cuentas, los integrantes de la Comisión de Prerrogativas y Partidos Políticos del INE, que preside Benito Nacif, son los que dieron al traste con el procedimiento en la conferencia de prensa ofrecida el 16 de marzo, cuando decretaron que únicamente Margarita Zavala Gómez del Campo cumplió con el umbral de firmas exigido por Ley, al contar con 870,168 apoyos ciudadanos válidos y una dispersión geográfica en 21 entidades. A Ríos Piter sólo contabilizaron 242,646 apoyos válidos con una dispersión geográfica en tres entidades. Y el Bronco Calderón alcanzó 835,511 apoyos válidos con una dispersión geográfica en 17 entidades.

Faltaban cinco días para el desahogo de las audiencias y hasta entonces, la Comisión de Prerrogativas y Partidos Políticos conocería el proyecto de dictamen respectivo, que posteriormente sería sometido a la consideración del Consejo General. Pero los consejeros electorales señalaron que los tres aspirantes habían incurrido en inconsistencias, por lo menos en 10% de los apoyos que trataron de acreditar ante la autoridad electoral.

El INE procedió a revisar más de 3.3 millones de registros. Y entonces determinó que hubo “simulación de credencial para votar”, el uso de fotocopias en la app y la captura incorrecta de las imágenes de los documentos, lo que volvió inválido su registro.

Usar esas categorías, pero sobre todo ofrecer en una conferencia de prensa detalles sobre tales anomalías, fue uno de los factores que llevaron a los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial a invalidar el acuerdo del consejo general del INE que excluyó a Rodríguez Calderón.

En esa conferencia, los consejeros caracterizaron como fraudulentos a los aspirantes independientes, sin duda, pero sobre todo el actuar arbitrario del personal comisionado por el INE para decidir sobre la validez de los apoyos registrados, finalmente llevarán al Bronco a la boleta.

“No puede estimarse que el INE cumpliera con requisitos mínimos de fundamentación y motivación exigible a cualquier acto de autoridad y menos de manera substancial, objetiva y razonable, según lo ha establecido la Corte Interamericana de Derechos Humanos, para los casos en que existe riesgo de perder un derecho”, dice el proyecto de sentencia, elaborado por el magistrado.

Y peor aún, el INE habría manipulado al Bronco y al Jaguar, pues la autoridad les había notificado que cumplían con los requisitos de dispersión y el número necesario para el registro en esa etapa.

Rodríguez Calderón fue sujeto de inequidad procesal y fue privado de su derecho de defensa. De ahí que con base en los parámetros de reparación integral determinados por la Corte Interamericana sobre Derechos Humanos es que el Tribunal Electoral ordenara al INE conceder el registro del candidato independiente.

El magistrado ponente, Felipe Alfredo Fuentes Barrera, propuso al pleno del Tribunal Electoral adoptar un criterio garantista y maximizar el derecho a ser votado del Bronco, para darle pase directo a la boleta electoral.

Ayer, en sesión extraordinaria, el pleno del INE dio cumplimiento a la sentencia del Tribunal Electoral. El consejero presidente, Lorenzo Córdova, manifestó públicamente su voto de confianza a la Comisión de Prerrogativas y Partidos Políticos y aseguró que los “actos indebidos” seguirán bajo investigación, para deslindar responsabilidades.

“No le fue negado el derecho de audiencia, pero tampoco le fue concedido a modo”, explicó la consejera Pamela San Martín, “no hay denegación cuando un actor decide no ejercer ese derecho ni hacer valer sus argumentos”.

Benito Nacif descalificó la sentencia de los magistrados electorales —“no abona a la certeza (…) resulta incongruente con los precedentes”— y negó que se haya generado una falsa expectativa a los aspirantes independientes, pues se les dijo que los apoyos eran preliminares y estaban sujetos a aprobación.

“Para una autoridad electoral no es adecuado hacer la calificación de una sentencia”, se deslindó la consejera Dania Ravel, “pero sostengo que el INE actuó apegado a legalidad. Tenemos que darle vuelta a la página”.

“Explicar no es cuestionar jurídicamente y en democracia no hay ley mordaza”, reviró Ciro Murayama, quien volvió a enlistar las actitudes fraudulentas de los auxiliares del Bronco y declaró la rebeldía de los consejeros. “Acatamos, pero no renunciamos al ejercicio cabal de la autonomía”.

La inclusión del Bronco en la boleta es inevitable. Pero es un hecho que “siembra desconcierto y alimenta la desconfianza”, resumió el jurista Diego Valadés. Cumplida esa sentencia, ahora el INE tiene que permitir que el Jaguar pueda revisar los apoyos ciudadanos que fueron clasificados como inválidos por inconsistencias y pueda ejercer su derecho de audiencia.