Cinco mil pesos cuesta la tubería que, al romperse, provocó el derrame de la mina Buenavista en Sonora. Los daños provocados por esta avería le costarán a Grupo México miles de veces más. La multa de 40 millones de pesos de la Profepa es sólo la punta del iceberg. El Estado mexicano demandará al grupo minero, tomando como base la Ley de Responsabilidad Ambiental, me confirmó un alto funcionario de la Administración federal.

Esta ley fue aprobada en junio del 2013 y da más poder al Gobierno. Obliga a quien resulte responsable a reparar el daño en su totalidad. Define “daño” en el sentido más amplio: “Afectación o modificación adversa y mensurable de los ecosistemas, elementos y recursos naturales… las relaciones de interacción que se dan entre estos, así como los servicios ambientales que proporcionan”.

¿Cuánto cuesta el daño que provocó el derrame en la mina Buenavista del Cobre? Sabemos que se trata del mayor accidente ecológico en la historia de la minería mexicana y que el sulfato derramado equivale en volumen a 16 albercas olímpicas. Todas las cifras son preliminares, incluyendo los 800 millones que mencionó la Comisión del Río Sonora, en la Cámara de Diputados. Vale como referencia que las autoridades de Estados Unidos tardaron cinco meses en valorar la afectación provocada por BP en el Golfo de México en 27 mil millones de dólares.

Se puede usar como referencia la derrama de BP porque esta generó la ola de renovación de las legislaciones medioambientales en el Mundo. La Ley de Responsabilidad Ambiental mexicana está basada en los aprendizajes del caso de BP. Un aspecto sustancial es que pone énfasis en la obligación de remediar el daño. Otra cuestión muy importante es que abre la puerta para la cuantificación de intangibles, ¿cómo valorar la afectación a la interacción de los habitantes de las comunidades afectadas? ¿qué valor se le adjudica a la pérdida de la normalidad: suspensión de clases; trastornos de salud, aunque sean leves?

Si el caso de BP se convierte en un referente para este asunto, hay que llamar la atención acerca de una segunda sanción que está a punto de emitirse. Falta por definir el nuevo monto, pero puede ascender a 18 mil millones de dólares adicionales. Lo que el juez Carl Barbier está tratando de establecer es el grado de la negligencia de la empresa. En un documento de 153 páginas, Barbier afirma que BP tomó “decisiones solo orientadas a maximizar sus beneficios y actuó de manera negligente… dejando en evidencia un descuido consciente de los riesgos conocidos (en sus operaciones de perforación)”.

La empresa que preside Germán Larrea será la primer corporación gigante a la que se aplicará la Ley de Responsabilidad Ambiental. En el más amplio sentido de la palabra se tratará de un proceso lleno se simbolismos y mensajes. El reto para el Gobierno es asegurar que la compañía responda en su totalidad por las acciones y omisiones que provocaron el derrame. El procedimiento deberá ser impecable, dando a Grupo México la posibilidad de defenderse, si queremos que sea el botón de muestra de una nueva era en la política de medio ambiente. No se puede sacrificar la seguridad y el medio ambiente, en nombre de las ganancias privadas, ¿O Sí? Recuerden que esto comenzó con la rotura de una tubería que cuesta 5 mill pesos.