4T: elecciones… son lo de menos


RubenCortes

Rubén CortésCanela fina

A la cuarta transformación le interesa invertir en crear clientelas políticas y destinar dinero público a ello que en el INE y garantizar elecciones limpias

Queda claro que a un gobierno como el actual le interesa más la creación de clientelas (50 mil reclutas para su Guardia Nacional, dinero a ninis, Carnet del Bienestar…) lo menos que le interesa son las elecciones, salvo las que ganó el 1 de julio y que considera un salvoconducto eterno.

De ahí que haya dejado al Instituto Nacional Electoral sin dinero para participar en las cinco elecciones previstas para este año en Aguascalientes, Tamaulipas, Baja California, Durango y Quintana Roo, más la extraordinaria de Puebla.

La democracia por venir es lo de menos, como explicó un intelectual orgánico de Morena, Lorenzo Meyer:

Insurgencia electoral del 01/07/18 acabó con el viejo régimen en la Presidencia y el Congreso, pero no en el Poder Judicial, al que no podemos votar. Ahí está el último bastión del PRIAN y esta dando su batalla”.

Así que el INE les hizo ayer un lindo regalo: admitió que le será imposible participar en los comicios de este año y tendrá que dejar éstos en manos de los organismos electorales locales, salvo que a su presupuesto para 2019 le añadan 619 millones de pesos.

Pero la presión del INE pasará de noche: la prioridad del gobierno son las secretarías vinculadas con el bienestar social, becas y subsidios que garantizarán en elecciones ganadas de calle, que no necesitarán demasiada organización, como ya demostraron las consultas populares.

A esas secretarías y programas creadoras de base electoral (fácil, cautiva y escasamente preocupada por otras opciones políticas que no le regalan nada) fue el 56 por ciento de todo el dinero que gastará el gobierno este año.

De hecho, no es sólo el INE el castigado: el gobierno quitó recursos a los estados y municipios, a órganos autónomos del Estado, a la cultura y la ciencia, la tecnología, el aprendizaje del idioma inglés, a los servicios de internet.

El presidente consejero, Lorenzo Córdova, enfatiza que la reducción de 950 millones de pesos que aplicó al INE la Cámara de Diputados en el presupuesto no sólo los obliga a “delegar elecciones” y “vulnera su autonomía”.

Aunque el INE está condenado: Morena impulsa en el Senado una reforma a la Constitución para evitar que sea el INE el que organice las consultas populares.

“No es el INE, ahí sí se necesitan costales de dinero. Y así se respeta la voluntad de los ciudadanos, no se hace trampa”, dijo en octubre el entonces presidente electo.

Y Lorenzo Córdova advirtió ayer que el recorte de dinero que le impedirá organizar las elecciones este año es “tan grande y tan grave que pone en riesgo las funciones constitucionales del instituto”.

¿Pero, la verdad? Se quedó corto.

No está en riesgo.

Está en desuso.