Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

2020, el año que se llevó el pasado

joaquin-lopezdoriga1

Joaquín López-DórigaEn Privado

A una semana del año nuevo, no hay un solo indicio, solo deseos, de que 2021 vaya a ser un mejor año que este 2020

Versión oficial: en 2021 creceremos al 4.5 por cuento. Florestán.

El gobierno del presidente López Obrador ha iniciado su tercer año y nada indica que sea muy diferente al que está por terminar, este 2020 que se llevó la pandemia.

A una semana del año nuevo, no hay un solo indicio, solo deseos, de que 2021 vaya a ser un mejor año, lo que, como este, se endosará al pasado que se ha convertido en la excluyente de responsabilidad oficial.

No creceremos como se había previsto, ahora Hacienda dice que al 4.5 por ciento, y por el coronavirus nos desfondamos nueve por ciento este año, cuando en 2019 las proyecciones eran del cuatro por ciento, que subieron al seis por ciento y bajaron al cuatro, al dos y medio, al dos y quedar con una caída de tres décimas de punto, y sin Covid.

El sistema hospitalario tipo Dinamarca y Canadá, que el presidente anunció para el pasado uno de diciembre, quedó pospuesto por el secretario de Salud, Jorge Alcocer, para 2024, el último año de gobierno. La culpa de nuevo fue la pandemia.

Los niveles de muertes, 120 mil 311, y de casos, un millón 350 mil 79 casos, al corte de anoche, los han endosado al desastre del sistema de salud pública heredado y a la gente, por sus comorbilidades: diabéticos, hipertensos, obesos y reventados.

Los niveles de homicidios dolosos, los peores en los dos primeros años de gobierno de cualquier antecesor, 72 mil 608 según sus cifras, fueron culpa de la tendencia.

Y todo los demás, pobreza, desempleo, educación, inseguridad, feminicidios, secuestros, oposición, se ha encajado a la herencia de la era neoliberal, lo que siendo en parte cierto, no lo es todo; Pero en la 4-T, como en aquel pueblo del cuento, no hay culpables, menos responsables.

La culpa del presente y del futuro es del pasado.

RETALES

  1. ADIÓS.- Demoledora la carta de renuncia de Patrocinio González Blanco Garrido al PRI. No hay un párrafo de desperdicio. Coloca al partido en su real nivel, donde lo importante, como en los demás, son los beneficios electorales y no los principios y termina diciendo que quienes tenían que haber renunciado por esta traición son sus actuales dirigentes;
  2. ESCENA.- Solo faltaron fuegos artificiales y el ballet de Amalia Hernández para recibir ayer tres mil vacunas de las 249 mil 800 que iban a llegar el viernes. Enorme spot de Pfizer y DHL en vivo en todos los canales de televisión. Eso sí, todos con cubrebocas, hasta los que no los usan delante del presidente; y
  3. SINALOA.- Morena no puede designar candidato al gobierno de Sinaloa y van tres intentos, hay seis aspirantes. Gerardo Vargas, que quiere, dijo que ya será el año que viene, este no. En Sonora, con Alfonso Durazo, se resolvió en un día y hasta López Obrador hizo gira para respaldarlo. Ninguno de los sinaloenses mencionados late en el corazón presidencial.

Nos vemos mañana, pero en privado.

Menú de accesibilidad