Tramo elevado de L12 del Metro solo tenía 65 % de pernos necesarios, arroja peritaje
Un trabajador recolecta piezas en el lugar donde colapsaron dos vagones de la Línea 12 del Metro. Foto de EFE

El peritaje encargado por la Fiscalía General de Justicia (FGJ) de la Ciudad de México arrojó que el tramo elevado de la Línea 12 del Metro solo contaba con 65 por ciento de los pernos necesarios en su construcción.

De acuerdo con el documento, del que Milenio cuenta con una copia, los pernos fueron colocados de manera inadecuada, sin respetar las normas de construcción.

Colapso de la Línea 12 del Metro. Foto de EFE
Colapso de la Línea 12 del Metro. Foto de EFE

Ello provocó que su efectividad se redujera a 20 por ciento.

Se determina que la causa (del desplome en la Línea 12 del Metro) es derivada de la inobservancia del procedimiento constructivo conforme a lo que establecen la ley de obras públicas, el reglamento de la ley de obras públicas, las normas de construcción y el reglamento de construcción, todos del Distrito Federal”, dice el dictamen.

Si bien Carso Infraestructura y Construcción se encargó de la construcción de la Línea 12 del Metro subcontrató a la compañía J.J. Jiménez S.A. de C.V. para la colocación de pernos en el tramo elevado.

Pero la falta de pernos y su mala colocación no fue la única irregularidad.

El peritaje también detectó que las soldaduras de ensamble de las vigas de la superestructura fueron deficientes, en tanto que las uniones fueron inadecuadas.

Al no haberse diseñado el tramo elevado conforme a las normas, agregó el dictamen, se presentó el fenómeno conocido como “fatiga por distorsión inducida“.

Se concluye en este estudio que el inicio del mecanismo de colapso, se debió a esfuerzos secundarios, propiciados por el fenómeno conocido como ‘fatiga por distorsión inducida’, provocando agrietamientos en la zona entre los atiesadores verticales que sirven para conectar a los diafragmas intermedios y el patín inferior, que al propagarse, ocasionaron que las almas perdieran su capacidad para soportar esfuerzos de cortante.”

Además, se detectó que la Línea Dorada tuvo un mantenimiento insuficiente e inadecuado, que aunque no abonó al colapso sí es un aspecto a considerar.

El 3 de mayo de 2021 colapsó un tramo del viaducto elevado de la Línea 12 del Metro que dejó 26 personas muertas.

Con información de Milenio