Así fue la comparecencia en el Senado de la terna para la SCJN
Bernardo Bátiz, Verónica de Gyvés Zárate y Loretta Ortiz Ahlf, la terna para la SCJN. Capturas de pantalla

Bernardo BátizLoretta Ortiz Ahlf y Verónica de Gyvés Zárate comparecieron este viernes ante la Comisión de Justicia del Senado de la República para convertirse en nueva ministra o ministro en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

El presidente Andrés Manuel López Obrador propuso a Bátiz, Ortiz Ahlf y Gyvés Zárate, todos pertenecientes al Consejo de la Judicatura Federal (CJF), para cubrir la vacante que dejará José Fernando Franco González Salas, ministro desde 2006.

No pedí ser candidato a la SCJN: Bernardo Bátiz

Bernardo Bátiz expresó en su comparecencia que se sentía honrado de ser propuesto a la Suprema Corte por el presidente López Obrador, “quien considero el mejor presidente que ha tenido México en los últimos sesenta o setenta años”.

El jurista garantizó que actuará con independencia, “como lo he hecho en los cargos y en las funciones que he tenido, sin aceptar consignas y tampoco amenazas, ni advertencia”.

Hay una transformación (…) en el Poder Judicial estamos esforzándonos por mejorar las estructuras, las prácticas y desterrando vicios”, expuso tras reconoccer que el nepotismo y la corrupción siguen arraigados en dicho poder.

Bernardo Bátiz, candidato a ministro de la Suprema Corte de la Justicia de la Nación (SCJN) aclaró que no solicitó participar en este proceso como parte de la terna propuesta al Senado por parte del presidente Andrés Manuel López Obrador a quien calificó como “el mejor presidente de México de los últimos 60 o 70 años”, pero aclaró que de ser electo actuará con independencia.

Bátiz puntualizó que siempre ha tratado de hacer lo mejor “para la soberanía, libertad e integridad”, de México.

Falta para la paridad en la Suprema Corte: Loretta Ortiz

Loretta Ortiz Ahlf aseguró que todavía falta para la paridad en la Suprema Corte debido a que de los 11 ministros que la conforman, solo tres son mujeres.

En su participación, apuntó que lo deseable era que la terna que envió el presidente López Obrador fuera conformada solo por mujeres, pero “eso no depende de mí”.

La jurista resaltó la independencia con la que actúa como parte del CJF.

Ortiz Ahlf manifestó su preocupación por las “violaciones graves a los derechos humanos”, particularmente de los migrantes que llegan a México.

A mí sí me preocupan mucho el tema de los migrantes. Estoy en contra de las estaciones migratorias, ya que sin ser delincuentes se les priva de la libertad”, manifestó y prometió avanzar en el tema si llega a formar parte de la Corte.

Sobre los amparos que existen contra el Tren Maya y Dos Bocas, apuntó que estos están en la “independencia de cada juez, el criterio jurisdiccional”, y se pronunció por que estos estén fundamentados en criterios jurídicos, no políticos.

Verónica de Gyvés rechaza vínculos con la política

Verónica de Gyvés reconoció que el nepotismo y la corrupción siguen en el Poder Judicial, pero sostuvo que no tiene vínculos de ningún tipo con el poder político.

“¿Es pública mi cercanía con el Presidente de la República y que esto no favorezca al Ejecutivo?, pues no me puedo considerar así como cercana, cercana… pues no”, expresó.

De Gyvés expresó que tuvo la “fortuna” de que López Obrador haya visto su trayectoria de 26 años para que fuera considerada para la Suprema Corte, “pero yo espero que pueda responder con hechos mi independencia y mi autonomía”.

¿Qué hemos hecho en el combate a la corrupción y el nepotismo?, sí se ha trabajado, se han establecido reglas, normas para ir sacando esos vicios de los juzgadores”, expuso.

La jurista manifestó que México necesita más juzgadoras y anunció que de llegar a la SCJN, actuará con total independencia, imparcialidad y autonomía.

Con información de López-Dóriga Digital