Solución a conflicto en Aguililla es que venga el presidente: padre Gilberto Vergara

Solución a conflicto en Aguililla es que venga el presidente: padre Gilberto Vergara - Aguililla Michoacán violencia caminos
Foto de López-Dóriga Digital

El párroco Gilberto Vergara afirmó que los pobladores de Aguililla están esperando que el presidente López Obrador "cumpla su palabra" y los visite

Gilberto Vergara, párroco de Aguililla, Michoacán, urgió a que el presidente Andrés Manuel López Obrador acuda al municipio para poner fin, de una vez por todas, a la situación de violencia.

En entrevista con Joaquín López-Dóriga para Radio Fórmula el sacerdote indicó que el enfrentamiento entre habitantes de Aguililla y soldados del cuartel de la 43 Zona Militar fue una muestra de que el conflicto está escalando.

Parecía que era lo que se veía venir porque después de tanto ignorar o de tanto menos valorar, tal vez, las peticiones, los reclamos, es subirle de tono”, dijo.

 

El párroco describió que la tensión escaló desde la semana pasada por el corte de luz en el municipio, que finalmente se resolvió este jueves.

Sin embargo, añadió, “las personas dijeron ‘Basta, vamos por todo'” y vieron en el personal militar una opción para presionar por sus demandas de reapertura de caminos, restablecimiento de la luz y seguridad.

Dijeron: si el gobierno municipal no puede, si el estatal no hace caso, entonces las fuerzas castrenses.”

 

En un inicio se buscó un diálogo, pero llegó el punto en que la gente pidió resultados tangibles y desde el fin de semana pasado se decidió cortar el agua e impedir la entrega de víveres a los soldados, evitando que los helicópteros de suministro aterrizaran en las inmediaciones de la 43 Zona Militar.

Al ver que dos helicópteros lograron descender dentro del cuartel militar los pobladores de Aguililla lanzaron piedras contra el inmueble, recibiendo como respuesta gases lacrimógenos.

La tarde del jueves se tenía pactada una reunión de negociación para que llegara un mando superior y pusiera solución a las demandas, pero la cita finalmente derivó en un enfrentamiento entre civiles y soldados.

Los que estaban ahí acuartelados, cuando no se pudo negociar, empezó este enfrentamiento y  desde fuera empezaron a tirarles piedras y bombas molotov, y ellos empezaron a constar desde dentro también con bombas molotov y bombas de humo, y finalmente con disparos”, narró.

El párroco Gilberto Vergara lamentó la confrontación, pues aseguró “nosotros no somos enemigos del Estado ni el Ejército”, sino que su intención es la colaboración de los soldados para resolver los problemas de Aguililla.

En opinión del sacerdote, la única solución actual es que el presidente López Obrador acuda al municipio, tal y como lo prometió, para que vea, escuche y reciba las necesidades de la población.

Lo estamos esperando, es un hombre de palabra, entiendo, y tiene que venir a cumplir su palabra y nosotros estamos dispuestos a recibirlo con los brazos abiertos”, enfatizó.

Este viernes, Aguililla se encuentra en tensa calma, con una situación impredecible al continuar civiles apostados alrededor del cuartel militar.

El párroco aseguró que en Aguililla no desean ser vistos como un pueblo conflictivo, por lo que debe haber una negociación apoyada por el Ejército al ser garante de las garantías individuales del país y las personas.

Nosotros necesitamos paz, es lo que queremos, es lo que pedimos desde siempre”, concluyó.

Con información de López-Dóriga Digital

aguilillacuartel militarGilberto Vergaralopez obradorviolencia
Menú de accesibilidad