Pizzas ‘canceladas’ pueden ser piratas

Pizzas ‘canceladas’ pueden ser piratas - Foto de archivo
Foto de archivo

Los vendedores que pululan a la salida de los eventos musicales y deportivos ofrecen la pizza señalando que son pizzas 'canceladas'

En centros comerciales, afuera del Estadio Azul o del Azteca o rondando las tiendas de autoservicio, supuestos repartidores ofrecen pizzas hasta 50 por ciento más baratas que el precio ofertado por las cadenas más populares.

Un reportaje de El Financiero revela cómo operan estos vendedores. Afuera del metro Velódromo un vendedor con una motocicleta rotulada con la marca Pizza Hut ofrecía pizzas ‘canceladas’ por 50 pesos; entre las especialidades eran pepperoni, mexicana, extravaganza y hawaiana.

 

Foto de archivo

 

No obstante, el precio común de una pizza en alguna de las cadenas más populares es de aproximadamente 160 pesos.

Los vendedores que pululan a la salida de los eventos musicales y deportivos ofrecen la pizza señalando que son pizzas ‘canceladas’ o ‘quedadas’, justificando de esta manera lo barato del producto. Esto coincide en algún punto con las políticas de Domino’s y Pizza Hut, empresas que confirman que el precio de las pizzas es absorbido por la empresa y no por el repartidor.

“Hay casos en que a los repartidores nos roban y nos quitan la moto, la desmantelan quitándole la caja (donde se guarda el producto). También hay casos donde los mismos repartidores venden la caja o la bolsa térmica y después la reportan como robada”, comentó un vendedor de Pizza Hut para El Financiero.

“Me ha tocado que chavos me paren y me digan que me dan 100 pesos por la caja, pero la verdad a nosotros no nos conviene porque perdemos todo el día en ir a levantar el acta por 200 pesos, mismos que los podemos ganar con las propinas en ese tiempo”, señaló otro repartidor consultado.

 

Foto de archivo

 

Las bolsas térmicas en las que son transportadas las pizzas cuestan aproximadamente mil 200 pesos. Si un vendedor sufre robo, este debe levantar una denuncia en el Ministerio Público para que la empresa se haga cargo del daño.

“A mí me han asaltado en cuatro ocasiones, dos trabajando en Domino’s y dos trabajando aquí (Pizza Hut), y en ambas es realizar el mismo proceso, en el que pierdes todo el día”, señaló el último repartidor entrevistado.

“Los repartidores piratas consiguen la pizza en pizzerías caseras a un precio más barato, unos 30 pesos para luego revenderla hasta en 50 o 60 pesos, teniendo una ganancia de 20 o 30 pesos”, aclaró el repartidor.

Con información de El Financiero

domino's pizzapizza hutrepartidor