Pixel Adolescente

Pixel Adolescente

El 30 por ciento de los embarazos en México los tienen las jóvenes adolescentes, llegando a los 400 mil casos por año

En México se registran 400 mil embarazos entre adolescentes cada año, es decir más de mil diarios. Esto equivale a casi el 30 por ciento de todos los embarazos en nuestro país.

Algunas adolescentes planean y desean su embarazo, pero en muchos casos no es así. Los embarazos en la adolescencia son más probables en comunidades pobres, poco instruidas y rurales.

En algunos países, según la OMS, los embarazos fuera del matrimonio no son raros. En cambio, algunas muchachas pueden recibir presión social para contraer matrimonio y, una vez casadas, para tener hijos.

En países de ingresos medianos y bajos más del 30 por ciento de las muchachas contraen matrimonio antes de los 18 años, y cerca del 14 por ciento antes de los 15 años.

Algunas muchachas no saben cómo evitar el embarazo, pues en muchos países no hay educación sexual.

Es posible que se sientan demasiado cohibidas o avergonzadas para solicitar servicios de anticoncepción; puede que estos sean demasiado caros o que no sea fácil conseguirlos o incluso que sean ilegales. Aún cuando sea fácil conseguir anticonceptivos, las adolescentes activas sexualmente son menos propensas a usarlos que las mujeres adultas. Puede que las muchachas no puedan negarse a mantener relaciones sexuales no deseadas o a oponerse a las relaciones sexuales forzadas, que suelen ser sin protección.

Las complicaciones durante el embarazo y el parto son la segunda causa de muerte entre las muchachas de 15 a 19 años en todo el mundo.

Sin embargo, desde el año 2000 se han registrado descensos considerables en el número de muertes en todas las regiones, sobre todo en Asia Suroriental, donde las tasas de mortalidad se redujeron de 21 a 9 por 100 mil muchachas.

Cada año se practican en el mundo, unos 3 millones de abortos peligrosos entre muchachas de 15 a 19 años, lo que contribuye a la mortalidad materna y a problemas de salud prolongados.

La procreación prematura aumenta el riesgo tanto para las madres como para los recién nacidos.

En los países de ingresos bajos y medianos, los bebés de madres menores de 20 años se enfrentan a un riesgo un 50% superior de mortalidad prenatal o de morir en las primeras semanas de vida que los bebés de mujeres de 20 a 29 años.

Cuanto más joven sea la madre, mayor el riesgo para el bebé.

Además, los recién nacidos de madres adolescentes tienen una mayor probabilidad de registrar peso bajo al nacer, con el consiguiente riesgo de efectos a largo plazo.

Descubre, juega, es momento de vivir, pero no de ser papá.

Es tu vida, no la arruines.

Por Ulises Castellanos

pixel
Menú de accesibilidad