Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Mujeres toman la Ciudad de México para exigir fin a la violencia machista

Mujeres toman la Ciudad de México para exigir fin a la violencia machista - Mujeres caminando por calles del Centro Histórico, en la protesta por el 8M. Foto de Tania Villanueva/López-Dóriga Digital
Mujeres caminando por calles del Centro Histórico, en la protesta por el 8M. Foto de Tania Villanueva/López-Dóriga Digital

En el Día Internacional de la Mujer, miles de mujeres salieron a protestar en calles del Centro Histórico de la Ciudad de México

Desde muy temprana hora, miles de mujeres comenzaron a llegar al Monumento a la Revolución. Su consigna era exigir la erradicación de la violencia contra las mujeres.

 

 

Foto de Tania Villanueva/López Dóriga Digital

 

En un país en el que diariamente asesinan a 10 mujeres, la mayoría de las veces personas cercanas a ellas, el miedo y el hartazgo parecen un fantasma que ronda la vida de mujeres de todas la edades, a diario, de manera silenciosa.

Cuestionado recientemente por la prensa acerca de si era feminista, el presidente Andrés Manuel López Obrador prefirió decir que era humanista. Además, todas las veces que le han preguntado acerca del movimiento feminista, ha dicho que se trata de una provocación de sus adversarios políticos.

Sin embargo, la demostración que hubo este domingo acerca de la convocatoria para la marcha por la conmemoración del Día Internacional de la Mujer en la Ciudad de México parece arrojar otros datos.

Entre el contingente se abre paso una camioneta con una gran bocina. En el altavoz, una mujer habla.

“Mi sobrina era una muchacha de 23 años, con muchos sueños e ilusiones, con muchas ganas de estudiar. Un día se peleó con su novio y él la mató. No quiero que ninguna más pase por eso”.

Por un momento, el silencio.

Nada se le puede decir a una persona que ha salido genuinamente, con un caso tan cercano, a protestar.

 

Foto de Tania Villanueva/López Dóriga Digital

 

Claramente nada puede terminar con ese dolor, con el vacío que las chicas asesinadas dejan en los corazones de sus familias cuando se van.

La protesta, sin embargo, tuvo como punto central el clamor de justicia en un país con un estado de derecho y una procuración de justicia endebles.

Es imposible no conmoverse con los cientos de casos de las madres que marcharon, las historias de terror que cuentan acerca de la desaparición de sus hijas, de cómo localizaron sus restos, de cómo han sido revictimizadas cuando acuden a interponer sus denuncias.

“A veces yo ya no quería ni ir al MP, me daban muchas ganas de llorar recordando que mi niña no estaba”, asegura la madre de Wendy, quien porta una camiseta con el nombre de su hija.

“Yo marcho para que mi hija no crezca en un país tan violento con las mujeres”, dice una madre de familia que camina con una niña de unos siete años tomada de la mano.

Y así, las historias de multiplican, como un cáncer que ha llenado el país entero, que desde Baja California hasta Yucatán se replica.

Un pequeño grupo de encapuchadas que aparecieron en la manifestación se encargaron de derribar las vallas que previamente se colocaron en diversos edificios del Centro Histórico.

En varios puntos, incluso, prendieron fuego a puertas, lanzaron bombas molotov y, con la ayuda de herramientas, rompieron los vidrios de edificios, como el del Monte de Piedad, en la calle 5 de Mayo.

 

Foto de Tania Villanueva/López Dóriga Digital

 

Fue necesario cubrirse del gas, del humo y los objetos que se lanzaron debido a estos ataques.

La mayoría de los contingentes continuaron marchando, gritando consignas y entonando cánticos hasta la Plancha del Zócalo.

De acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública durante 2019, se cometieron 144 feminicidios en contra de menores de edad, es decir, 12 por mes.

Atender a los menores para evitar este tipo de delito también fue uno de los reclamos en la marcha, a la que asistieron niños, madres, académicas, trabajadoras, estudiantes, colectivos y un sin fin de mujeres quienes exigieron una solución a este tipo de problemática.

El alto al acoso laboral y en las universidades, la erradicación de la violencia doméstica, económica, sexual y el fin de la cultura machista también formaron parte de la exigencias.

 

Foto de Tania Villanueva/López Dóriga Digital

 

Y en este panorama se abre paso el siguiente movimiento: el paro convocado para este lunes, en el que las mujeres “desaparecerán” un día como parte de la misma protesta.

Tal vez una marcha no hará la diferencia pero es un buen indicador de que cada vez hay más mujeres con una voz que quiere ser escuchada aunque tenga que ser a gritos por las calles de la ciudad.

Por Tania Villanueva / López-Dóriga Digital

día internacional de la mujerMarcha de Mujeres
Menú de accesibilidad