Mujeres policía de México padecen violencia ‘constante’, revela informe
Siete de cada diez mujeres policías del Estado de México sufrieron violencia de género en la academia, reveló un estudio de la ONG 'Causa en Común'. Foto de El Sol de México

Las mujeres policía de México son víctimas de violencia y abuso ‘constante’ en todo el país, según un informe presentado este martes por la asociación civil Causa en Común.

Esta ONG, que ya había presentado el pasado año la encuesta “Qué piensa la Policía: 2019”, que aseguraba que un 35 por ciento de las mujeres de esa institución sufrían violencia de género en el país, realizó este estudio adicional, titulado “Ser mujer policía en México”, enfocado en el Estado de México y lo usó como paradigma de la coyuntura a nivel nacional.

El nuevo informe determinó que siete de cada diez mujeres de ese estado sufrieron violencia de género en la academia y cuatro de cada diez fueron víctimas o presenciaron algún tipo de discriminación o acoso dentro de sus corporaciones.

La investigadora a cargo del informe, Pilar Déziga, explicó que un 68 por ciento de las 300 encuestadas aseguraron haber recibido comentarios lascivos, un 18 por ciento fueron objeto de insinuaciones o solicitudes sexuales y un 9 por ciento recibieron mensajes, fotografías o comentarios con insinuaciones o insultos.

“El 5 por ciento fue víctima de tocamientos o manoseos no consensuados y el 1 por ciento afirmó haber sufrido intentos de violación“, detalló Déziga sobre los casos más graves.

La autora del informe indicó también que un 39 por ciento de las mujeres presenciaron o fueron víctimas de discriminación en los cuerpos policiales, mientras la cifra llegó al 7 por ciento en el abuso físico y al 2 por ciento en el abuso sexual.

Déziga resaltó la coincidencia entre este estudio especializado en la situación de las mujeres y la encuesta “Qué piensa la Policía: 2019“, un reporte a nivel nacional, y calificó como “constante” la discriminación y el abuso contra las mujeres.

La presidenta de Causa en Común, María Elena Morera, enfatizó el “lamentable” hecho de que las academias de Policía no sean un espacio del todo seguro para las aspirantes.

“Y es más desafortunado constatar que las corporaciones policiales tienen todas las condiciones necesarias para convertirse en espacios de subordinación y control que normalicen la violencia contra las mujeres“, denunció.

El estudio también reveló que hay poca denuncia entre las víctimas, ya que de quienes señalaron haber sido víctimas o testigos de conductas indebidas, solo el 17 por ciento denunciaron a sus agresores y, de estas, en la mitad de los casos se registraron sanciones consecuentes a las quejas.

Las mujeres que eligieron no denunciar, sostiene el informe, se abstuvieron porque no creyeron que habría sanciones para el agresor, tenían miedo de represalias por parte de sus superiores, no sabían dónde hacerlo, desconocían que podían hacerlo o lo percibían como algo normal y que no merece ser reportado.

Con información de EFE