México insiste en que países ricos deben aportar 100 mmdd contra crisis climática
Contaminación atmosférica. Foto de @WMO

El Gobierno de México insiste en la Conferencia de las Partes (COP26) de Glasgow en que los países ricos deben cumplir con su parte proporcional para combatir la crisis climática, según expresa en entrevista con Efe, Martha Delgado, subsecretaria para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

“Es indispensable mencionar que a esta situación hemos llegado no en el mismo nivel de responsabilidad. Y que los países desarrollados deben cumplir su compromiso de movilizar los 100 mil millones de dólares mínimos anuales a partir de 2020 y hasta 2025, que no se hizo”, comenta Delgado vía telefónica desde Glasgow.

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semanart) reconoce que México está entre los 20 países de mayor emisión de gases de efecto invernadero, pero no entre los primeros 10, que son “responsables de alrededor de 66 por ciento de las emisiones totales”.

En este contexto, la subsecretaria Delgado pide “que haya un reconocimiento de las pérdidas y los daños que países pobres están enfrentando ya en este momento”, en particular por inundaciones y la elevación del nivel del mar.

“Es un poco preguntar: ¿y quién va a pagarles esos daños que están sufriendo esos países por el calentamiento que ocurrió por las emisiones en otros países?. Es una discusión muy interesante”, observa.

La funcionaria del Gobierno de México, país que preside de forma temporal la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), sostiene también una postura regional.

“Todos los países de la región estamos demandando que se repiense la arquitectura financiera global con mecanismos que sean innovadores, que la arquitectura del financiamiento climático multilateral sea justa, que haya también transparencia, que se base en el principio de responsabilidades comunes, pero diferenciadas”, declara.

Sembrando compromisos

El Gobierno mexicano causó polémica por no aparecer entre los primeros firmantes de una declaratoria sobre bosques y uso de la tierra suscrita en la COP26, según las primeras informaciones oficiales.

El presidente Andrés Manuel López Obrador desestimó las críticas e, incluso, aseguró que la idea “salió” de su programa Sembrando Vida, que consiste en una inversión de mil 300 millones de dólares al año para que campesinos planten árboles.

“Ahí están ¿no?, pendientes, que no había firmado México el programa de reforestación, si el programa lo propusimos nosotros”, manifestó en su conferencia.

La subsecretaria Delgado asevera que el Gobierno tomó en cuenta Sembrando Vida para firmar la iniciativa, aunque aclara que “no es el único programa que entra en este proyecto”.

“Hay toda una estrategia de reforestación adicional y también una estrategia de cooperación regional para poder tanto intercambiar experiencias como conocer cómo se hacen estos proyectos en otras partes del mundo”, expone.

La diplomática también presume de la adhesión de México al Compromiso Global de Metano para reducir las emisiones del metano antropogénico en 2030 en 30 por ciento por debajo de los niveles de 2020.

“Nosotros tenemos una elevación de nuestra meta de adaptación climática”, sostiene.

Autosuficiencia eléctrica

A pregunta expresa, la representante de la SRE también responde que otros países no han manifestado preocupación por la reforma eléctrica que impulsa el Gobierno para priorizar el despacho de las plantas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) sobre las privadas, entre ellas eólicas y solares.

“No en realidad, la verdad es que los países como Estados no han tenido este tipo de preocupación aquí en la conferencia, lo hemos escuchado un poco más de organismos de la sociedad civil de México”, indica.

Delgado argumenta que la reforma “está pensada para que el país tenga una mayor autosuficiencia y eso no lo ven mal los países”, porque “hay muchos que están haciendo lo mismo”.

“Y también repensar un poco los contratos que México firmó sobre la generación eléctrica, que son contratos que se consideran desfavorables para el Gobierno de México y yo creo que los países entienden”, concluye.

Con información de EFE