México ayuda con aeronaves y personal para ayudar a sofocar incendio en Cuba
Foto de EFE

La Secretaría de Defensa Nacional (Sedena) informó que cuatro aeronaves de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) han participado en un puente aéreo para coadyuvar en la sofocación de un incendio en la Refinería Supertanqueros, la cual se ubica en Matanzas, Cuba.

En un comunicado, la Sedena detalló que la delegación del Gobierno de México para ayudar a sofocar dicho siniestro se encuentra integrada por 63 elementos del Ejército mexicano (Ingeniería, Sanidad, Búsqueda y Rescate en estructuras colapsadas, Intendencia, Manejo de Helibaldes y de Seguridad) así como 20 ingenieros de Petróleos Mexicanos (Pemex).

“Al respecto, se estableció un puente aéreo, con el que se han desarrollado 13 vuelos logísticos de forma ininterrumpida, empleando tripulaciones dobles para garantizar el apoyo continuo”, se lee en el boletín de prensa.

Entre lo transportado por dicho puente aéreo se encuentran 44 mil 800 litros de espuma retardante, 500 kilogramos de insumos., 300 kilogramos de medicamentos, 171 rollos de manguera, 100 frascos de repelente, 10 helibaldes, así como dos bombas de aspersión de espuma retardante.

El incendio se declaró sobre las 19:00 h local del viernes cuando un rayo impactó en un tanque de combustible, según los informes de la prensa local.

Esa misma tarde explotó el primer depósito, con unos 25 mil metros cúbicos de petróleo, y sobre las 7:00 h local  prendió el segundo, con una cantidad indeterminada de fuel. El domingo por la noche explotó un tercer tanque.

Los equipos que trabajan para sofocar el incendio activo desde el viernes en la zona industrial de Matanzas, al occidente de Cuba apuntaron este martes que la situación ha mejorado pero todavía es “compleja y difícil”.

El segundo jefe del Departamento Nacional de Extinción del Cuerpo de Bomberos de Cuba, Alexander Ávalos, declaró este martes a la prensa que “es un gran incendio todavía, pero observamos una situación diferente a la de ayer”.

La jornada previa estuvo marcada por una serie de grandes explosiones que complicaron las labores de extinción del siniestro en una base de depósitos de crudo, considerado ya como el mayor desastre industrial de la historia del país.

Con información de López-Dóriga Digital