Lozoya pide prórroga de 60 días para cierre de investigación por casos Odebrecht y Agronitrogenados
El exdirector de Petróleos Mexicanos (PEMEX) Emilio Lozoya acude a comparecer al Reclusorio Norte en la Ciudad de México (México). Foto de EFE/Madla Hartz

Emilio Lozoya Austin, exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), solicitó una prórroga de 60 días para el cierre de la investigación complementaria por los casos Agronitrogenados y Odebrecht.

Será este miércoles en audiencia por la mañana cuando el juez de control del Centro de Justicia Penal Federal en el Reclusorio Norte, José Artemio Zúñiga, decida si le concede dicha prórroga a las investigaciones que se le siguen a Lozoya Austin.

En la última audiencia llevada a cabo en noviembre pasado, la Fiscalía General de la República (FGR) se opuso a que se le concedieran al extitular de Pemex más prórrogas, sin embargo, el juez únicamente le dio 14 días únicamente por el caso de la planta Agronitrogenados.

Lozoya Austin fue capturado el año pasado en España y extraditado a México, donde cerró un acuerdo con la FGR por el cual inculpó a otros políticos a cambio de no pisar la cárcel, un pacto vigente hasta hoy.

Las autoridades lo acusan de haber recibido cerca de 10.5 millones de dólares en sobornos de la constructora brasileña Oderecht a cambio de contratos públicos de Pemex.

Para librar la cárcel, el exfuncionario había acusado al expresidente Enrique Peña Nieto y a su secretario de Hacienda Luis Videgaray de haber usado esos sobornos para la campaña electoral de 2012, y para comprar a legisladores de la oposición para que aprobaran la reforma energética de 2013.

La causa penal 211/2021 de Agronitrogenados corresponde a la acusación que afronta Lozoya Austin por haber comprado en 2013 como director de Pemex una planta de fertilizantes inservible a Altos Hornos de México (AHMSA), a cambio de sobornos.

Por esta razón, también estaba acusado el empresario Alonso Ancira, dueño de AHMSA y conocido como el Rey del Acero, quien presuntamente vendió la planta a Pemex con un sobreprecio de 500 millones de dólares, pese a ser inoperante.

El exdirector de Petróleos Mexicanos busca reparar el daño en ambos procesos judiciales realizando un pago de cinco millones de dólares.

Con información de López-Dóriga Digital