García Harfuch afirmó que tras atentado en su contra no puede estar distraído o lamentándose
Vista de la escena del atentado contra Omar García Harfuch. Foto de EFE

Omar García Harfuch, secretario de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México (SSC CDMX), apuntó que a un año y cuatro meses del atentado en su contra no puede darse el lujo de estar distraído o lamentándose por este hecho.

En entrevista con Joaquín López-Dóriga e Radio Fórmula, García Harfuch detalló que el compromiso con ser el jefe de la Policía de la Ciudad de México es una gran responsabilidad, y que el compromiso para combatir al crimen en la capital es absoluto.

Tienen exactamente un año y cuatro meses que ocurrió. Sí cambian muchas cosas, pero también con el trabajo que estoy desempeñando y con el equipo que tenemos, no podemos estar lamentándonos”, dijo.

“Lamento muchísimo la pérdida de dos compañeros, pero también sabemos a qué nos dedicamos. Sería muy injusto para los ciudadanos tener a un jefe de la Policía distraído con lo que pasó hace un año y cuatro meses. Es una gran responsabilidad y el compromiso es absoluto”, destacó.

El 26 de junio de 2020, un comando del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) cometió un atentado contra García Harfuch, que dejó herido al titular de la SSC CDMX y tres muertos.

Los extintos por estos hechos, sucedidos en torno a las 06:35 h local, son dos escoltas del jefe de Seguridad capitalino y una vendedora ambulante que se dirigía en un vehículo a su habitual punto de venta, cercano a la acomodada zona de Ciudad de México donde se produjo el tiroteo.

Fue el propio García Harfuch quien con un tuit desde el hospital, adonde llegó con tres impactos de bala, informó que el atentado había sido obra del CJNG, considerado uno de los grupos más peligrosos del país y del mundo, y cuya presencia en Ciudad de México no era notoria hasta el momento.

Además de los tres muertos, resultaron heridos tres policías y dos civiles.

La camioneta blindada en la que viajaba García Harfuch quedó totalmente destrozada por cientos de impactos de balas de gran calibre, ya que los delincuentes usaron armas largas tipo Barrett y portaban también granadas de fragmentación en un vehículo blindado artesanalmente,

Con información de López-Dóriga Digital