Fuerzas armadas, sí, pero antes estrategia

Arrancó con el pie derecho, él, que era zurdo.
Florestán.

El martes próximo, el Senado volverá a subir a su pleno la minuta del dictamen que busca reformar la Constitución para ampliar de 2024 a 2028 la presencia de las Fuerzas Armadas en funciones de seguridad pública a través de la Guardia Nacional.

En San Lázaro, el presidente López Obrador operó para que el PRI presentara la iniciativa, que luego reivindicó suya, y le diera, con sus votos, la mayoría calificada.

Pero en Reforma, en el primer intento, el miércoles pasado, topó con el bloque de contención lo que llevó a Ricardo Monreal a regresarla a comisiones para que en diez días la devolviera al pleno, corrigiendo los argumentos por los que fue devuelta. Pero no hay legal alguno. Se la endosaron porque no tenían los votos para aprobarla.

El martes irá de nuevo, tras un intenso cabildeo del secretario Adán Augusto López Hernández, quien al parecer ya sumó al menos a tres priístas y a dos perredistas y con cuatro ausencias tendría la calificada para aprobarla.

Ayer le decía aquí que ante la disyuntiva de la violencia creciente o las Fuerzas Armadas en la Guardia Nacional, prefería esta opción, siempre y cuando, se mejore la política de seguridad porque de nada sirve tener a militares y marinos en esas funciones, si no responden a una mejor y más eficaz estrategia. Es inútil tenerlos si los van a enviar cuando ya se haya presentado la violencia, como sucede en la actualidad y si son obligados por el mantra presidencial a los abrazos, que no es lo suyo, y no balazos, que tampoco lo es, pero para eso están entrenados, sobre todo cuando así los enfrenta la delincuencia.

RETALES

1. CABEZA.- El lunes, Américo Villarreal pidió su regreso al Senado para protegerse con el fuero. El martes pidió anular su regreso y el miércoles, cuando su nombre apareció en la pizarra, pidió licencia. Todo esto era innecesario, pero así andan las confusiones, y temores, en los tiempos estelares de la 4-T. El tribunal electoral confirmó anoche, como le había adelantado, la validez de su victoria;

2. IMPUNIDAD.- Ayer se cumplieron, en la impunidad, cien días de los asesinatos de los jesuitas Javier y Joaquín y de Pedro, el guía de turistas, en el atrio de la iglesia de Cerocahui, en la Tarahumara. Cien días en los que la fuerza del Estado no ha podido detener al homicida, como se comprometió el gobierno hace 99 días. Y luego, Ricardo Mejía, conduce la sección impunidad cero, en las mañaneras. Los otros datos; y

3. ALZA.- Hoy la junta de gobierno del Banco de México subirá otros tres cuartos de punto la tasa de interés, para llevarla hasta 9.25 por ciento, que anuncia que terminará el año en 10.5 por ciento, ante el incremento incontenible de la inflación, en la que los que se reúnen con el presidente para controlarla, le toman el pelo.

Nos vemos mañana, pero en privado.