Es por Biden, no por él

En los tiempos estelares de la 4-T, las culpas siempre son de los otros.
Florestán.

El relevo en la presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo, BID, ha disparado la rijosidad del presidente López Obrador al fracasar, por falta de operación política, la tardía candidatura de Gerardo Esquivel, un mexicano y economista de excepción.

Y todo por la arrogancia, pues tras el retiro de su candidata Alicia Bárcena diez días antes de la elección, propuso la de Esquivel que en el apresuramiento recibió solo dos votos de los 28 gobernadores.

El caso más representativo es el de su fraterno amigo, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, quien no solo retiró a su candidato, sino que dio su voto al de Brasil, Ilan Goldfajn, respaldado por el gobierno de Estados Unidos, que ganó con el 80 por ciento de los votos de los gobernadores reunidos el domingo en Washington.

A esto, le contaba ayer, siguió este vitriólico comunicado de Hacienda: Lamentamos que en las elecciones del BID continúe la política de más de lo mismo. Se eligió la propuesta del gobierno de Brasil apoyada por el de Estados Unidos. Agradecemos el apoyo que recibió nuestro candidato, Gerardo Esquivel, por dos países de Latinoamérica.

¡Dos de 28! reconoció Hacienda. Y el voto del frente de la izquierda continental de López Obrador, ¿dónde quedó?

Es un fracaso tal de su política exterior, que lo llevó a descalificar el proceso, al gobierno de Estados Unidos y a la razón de ser del BID al que acusó, claro, de neoliberal y apoyar a privilegiados.

Esa fue la prevista reacción al fiasco de la fallida operación internacional de su gobierno en la que, como siempre, las culpas son ajenas, nunca propias.

RETALES
1. SALIDA.- Ricardo Monreal es un caso para la sucesión presidencial, aunque López Obrador no lo considere. Para él, su continuidad es un proyecto asegurado vía Claudia Sheinbaum o Adán Augusto López Hernández. Lo que Monreal busca es que Morena se deshaga de él, él no se irá, para desde la denostación, construir su candidatura para 2024;

2. HOMICIDIOS.- Guanajuato, bastión del PAN, es el estado con el mayor número de homicidios. De los 139 mil 797 que van en el gobierno de López Obrador, suma 16 mil 843, doce por ciento del total. En Guanajuato hay doce mil elementos de la Guardia Nacional lo que lleva a esta opción: o es muy fuerte el crimen organizado o la GN es insuficiente, o lo peor: la suma de los dos; y

3. POBRES.- El presidente pidió a los mexicanos que salgan de la pobreza que no sean aspiracionistas, llamado en falso pues de acuerdo a CONEVAL, de 2018 a 2020, nadie ha salido de ese estrato, al contrario, el número de pobres ha aumentado en 3.8 millones de personas al pasar de 51.9 millones en el 18 a 55.7 en el 20. Dijo tener otros datos. Ojalá los dé porque en pobreza extrema el aumento ha sido de 3.1 millones y en la moderada, de 1.7 millones.
Nos vemos mañana, pero en privado.