El IMSS: renuncia con diagnóstico terminal

El IMSS: renuncia con diagnóstico terminal

Conozco a Germán Martínez hace muchos años y siempre le he respetado. Crítico feroz de López Obrador, se incorporó a su 4-T desde donde logró un escaño que dejó para ser director general del IMSS hasta ayer cuando dio a conocer su renuncia

Luego buscan en otros lo que ellos son. Florestán.

Conozco a Germán Martínez hace muchos años y siempre le he respetado. Crítico feroz de López Obrador, se incorporó a su 4-T desde donde logró un escaño que dejó para ser director general del IMSS hasta ayer cuando dio a conocer su renuncia, texto que es un diagnóstico de la situación terminal que, a su juicio, atraviesa ese instituto de lo que culpó a la injerencia perniciosa de algunos funcionarios neoliberales de Hacienda que ponen en riego la prestación de sus servicios de salud.

Hoy, por esa injerencia perniciosa y neoliberal de algunos funcionarios de Hacienda que, asegura, pretenden hacerse del control del Segurola calidad y eficacia en muchos de sus servicios dejan mucho que desear, hay desafíos, extravíos y una enorme corrupción; muchos trabajadores siguen sin certeza laboral, otros sin contrato, las vacantes aumentan, el rezago en infraestructura es brutal: en lo que va del gobierno hay cero avance en obras y en el pago a proveedores, los contratos y convenios de servicios se rezagan y algunos están por vencerse, las compras de equipamiento paradas, las reclamaciones y litigios aumentan y si bien el abasto de medicinas está garantizado, es precario y en algunos lugares pende de un hilo.

Y agrega: Ese control del gasto tiene como consecuencia pasillos de espera llenos de pacientes adoloridos. Ahorrar y controlar en exceso el gasto de salud es inhumano: escatima los recursos para los mexicanos más pobres.

Yo creo que después de este diagnóstico devastador del IMSS, el presidente López Obrador, que conoció la renuncia el miércoles, debería sentar a todo el sector para analizar el documento y, de ser cierto, resolverlo, so pena de que esta etapa terminal llegue a un desenlace fatal para la salud pública, el país, los mexicanos y la Cuarta Transformación.

RETALES

  1. NADA.- El presidente dijo ayer que no comparte esa visión de Martínez sobre el IMSS, que el gobierno no se puede dejar intimidar por los proveedores, que hay mucha corrupción pero también hay buenos funcionarios para sustituirloY reiteró lo que tenía que hacer: apoyar en público a su secretario de Hacienda Urzúa, ya luego verán en privado;
  2. TRANSFORMACIÓN.- Lo que en la mañanera era grilla, politiquería, más tarde era una investigación del titular de la Unidad de Inteligencia de Financiera de Hacienda contra Carlos Lomelí, superdelegado en Jalisco, por el negocio de la venta y distribución de medicinas. Y si Santiago Nieto lo confirma, Lomelí quedará fuera. Palabra de AMLO; y
  3. AMENAZA.- Y queda la amenaza de Napoleón Gómez Urrutia a Alberto Bailleres y Germán Larrea de que por el bien de sus fortunas y sus empresas, más les vale que se incorporen a la 4-T y dejen de atacar al presidente. El Estado es él, Napoleón. ¿Qué pensará de esta advertencia López Obrador?

Nos vemos mañana, pero en privado.

#imssamloandrés manuel lópez obradorEn PrivadoGermán MartínezInstituto Mexicano del Seguro Social

Menú de accesibilidad