Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

El general Felipe Ángeles, cuyo nombre llevará el aeropuerto de Santa Lucía

El general Felipe Ángeles, cuyo nombre llevará el aeropuerto de Santa Lucía - General brigadier Felipe Ángeles Ramírez. Foto Especial
General brigadier Felipe Ángeles Ramírez. Foto Especial

El general brigadier Felipe Ángeles es considerado el mejor artillero del Ejército, aunque en la práctica se pronunció por no recurrir a la violencia

La adaptación de la Base Aérea Militar de Santa Lucía en un aeropuerto de uso comercial ostentará el nombre del considerado como el mejor artillero del Ejército mexicano: Felipe Ángeles.

Felipe Ángeles Ramírez nació el 13 de junio de 1868 en el estado de Hidalgo, hijo de don Felipe Ángeles y doña Juana Ramírez.

A los 14 años de edad ingresó al Colegio Militar, de donde se graduó como teniente de la Plana Mayor Facultativa de Ingenieros.

Foto de Gobierno de México
Foto de Gobierno de México

Al salir, fue comisionado al Batallón de Zapadores, donde se abocó a tareas relativas a la elaboración de pólvora sin humo y de tablas de tiro. Posteriormente fue profesor de matemáticas, de mecánica analítica, así como de balística interior y exterior.

Debido a sus cualidades ascendió a capitán y luego a coronel técnico de Artillería Permanente. Después de ser nombrado director del Colegio Militar, fue ascendido a general brigadier de Artillería Permanente.

Cuando Pascual Orozco y Emiliano Zapata se levantaron contra el entonces presidente de México, Francisco I. Madero, ante el incumplimiento del Plan de San Luis, el general Ángeles fue comisionado como comandante en jefe de la campaña contra las tropas zapatistas en el estado de Morelos.

En lugar de actuar por la fuerza, recurrió a los legados de libertad, justicia y ley que compartían los maderistas y zapatistas para pactar la pacificación de la zona.

Con el inicio de la Decena Trágica, fue llamado a la Ciudad de México para apoyar al general Victoriano Huerta y derrotar a los sublevados que se habían apoderado de la Ciudadela.

Pero Huerta lo traicionó y lo tomó prisionero junto con Madero y José María Pino Suárez, quienes fueron asesinados. Felipe Ángeles se salvó gracias al prestigio del que gozaba dentro de las filas del Ejército; sin embargo, fue enviado al extranjero para evitar que se uniera a los maderistas que quedaron.

Fue entonces que el general Ángeles se unió al Ejército Constitucionalista de Venustiano Carranza, donde formó parte de la División del Norte para controlar a Francisco Villa.

En lugar de que Ángeles y Villa chocaran, el general se disciplinó bajo el mando del jefe revolucionario y así se unieron contra Victoriano Huerta hasta derrotar su gobierno.

Foto de Gobierno de México
Foto de Gobierno de México

Así nació la Soberana Convención Revolucionaria de Aguascalientes, en la que el general Felipe Ángeles fue designado a la División del Norte y se le comisionó invitar al Ejército Libertador del Sur a unirse a la causa.

Emiliano Zapata aceptó la invitación bajo la condición de que los principios del Plan de Ayala formaran parte sustancial de los acuerdos alcanzados por la Convención Revolucionaria, lo que sí ocurrió.

Pero la convención se fraccionó ante la retirada de la facción constitucionalista comandada por Álvaro Obregón.

Después, el general Ángeles fue enviado al norte del país para derrotar a los generales carrancistas que allí operaban, y el 8 de enero de 1915 comandó una batalla que venció al enemigo y derivó en la toma de las ciudades de Saltillo y Monterrey.

En lugar de asesinar a los tres mil prisioneros que tomó en el campo de batalla, Felipe Ángeles los liberó, no sin antes hacerlos jurar que no volverían a tomar armas contra la convención.

Para marzo, Villa y Ángeles se reunieron en Torreón, donde ‘El centauro del Norte’ insistió en enfrentar a Obregón en la ciudad de Celaya. Sabiendo que fracasaría, Ángeles no desplegó a sus tropas y se remitió a ver el destrozo de la División del Norte en abril.

Sin dinero ni recursos bélicos y políticos para una rendición honrosa por parte de Francisco Villa ante la facción constitucionalista, el general Ángeles Ramírez se retiró del grupo villista y se exilió en la frontera sur de Estados Unidos.

Allí se estableció en una granja, en compañía de su esposa y sus tres hijos.

No obstante, su retiro de la política duró poco, ya que adoptó la doctrina socialista a raíz de su convivencia con otros mexicanos radicados en EE.UU., conscientes de la necesidad de que México fuera gobernado con principios democráticos y en un respeto irrestricto a la ley por parte de las autoridades.

La noche del 11 de diciembre de 1918 regresó a México para entrevistarse con Francisco Villa, cuyas tropas se encuentran en persecución máxima por parte de los constitucionalistas.

Al año siguiente, Felipe Ángeles publicó un Manifiesto a la Nación en el que adjudicó a la administración de Venustiano Carranza la ruina económica del país.

Tras nuevas diferencias con Villa, se separó nuevamente de sus fuerzas y formó la Alianza Liberal para derrotar en el cambo de las ideas y del respeto al voto y a la justicia al gobierno carrancista.

Nuevamente fue traicionado, ahora por un exvillista quien tras ofrecerle un escondite en el cerro de las Moras del estado de Chihuahua, lo delató al gobierno de Carranza.

Inminentemente fue capturado, declarado culpable y sentenciado al paredón por el delito de rebelión.

A las 06:00 h del 26 de noviembre de 1919, el general brigadier Felipe Ángeles Ramírez fue fusilado en la ciudad de Chihuahua. Sus restos descansan desde 1941 en la ciudad de Pachuca, en su natal Hidalgo.

Su carrera militar fue reconocida por el Gobierno de Francia, con el Diploma y Condecoración de Caballero de la Legión de Honor. En México, fue reconocido como veterano de la Revolución por el Segundo Periodo, y con la Condecoración al Mérito Revolucionario.

Con información de López-Dóriga Digital

Aeropuerto de Santa LucíaAeropuerto Internacional General Felipe ÁngelesFelipe Ángeles
Menú de accesibilidad