Dos Bocas, ¿un cuento chino?

Dos Bocas, ¿un cuento chino?

El lunes, el embajador de China, Zhu Quingqiau, anunció, y en la Secretaría de Economía, que dos bancos chinos están financiando la refinería de Dos Bocas...

Cuando uno envejece la vida se va llenando de prohibiciones. Florestán

 

En diciembre de 1993, en el Pekín de entonces, me reuní con cuarenta paisanos que formaban la colonia mexicana en China, y cuando les pregunté cómo les iba me dijeron que bien, pero nada fácil.

¿Se acuerda del dicho me engañó como a un chino, se cobró a lo chino o eso es un cuento chino? –Me preguntaron.

            ¡Claro! –respondí.

Pues esa parte de nuestra vida aquí.

Yo ya había estado antes en la China de Mao y Chou, en el inicio de su conversión y en su modernización, pasé del uniforme azul o gris de cuello, precisamente mao, a las mejores marcas del mundo y del infierno de las bicis al de los automóviles.

El más reciente conflicto de México con China fue el 7 de noviembre de 2014, la cancelación del tren México-Querétaro como anunció aquella noche en El Noticiero el titular de la SCT, Gerardo Ruiz Esparza, en medio de una reunión en Los Pinos encabezada por el presidente Enrique Peña.

La decisión se tomó porque el socio de los chinos era Higa, la empresa del conflicto con la Casa Blanca. Esto le costó a Peña Nieto, entre otras cosas más graves, horas con el presidente Xi Jinping, con el que tenía una magnífica relación, pero no suficiente para superar el despecho y enojo.

México no volvió a contratar una obra china, lo que apaciguó a Washington.

Pero el lunes, su embajador, Zhu Quingqiau anunció, y en la Secretaría de Economía, que dos bancos chinos están financiando la refinería de Dos Bocas, sin que Graciela Márquez dijera una palabra, a pesar del impedimento en el T-MEC.

Fue Rocío Nahle, la que salió de inmediato para negarlo y decirme, primero, que no era verdad la declaración del embajador y, segundo, que en Dos Bocas no hay un solo yuan chino, que todo el financiamiento, 160 mil millones de pesos, es público. Me llama la atención el silencio de la secretaria de Economía, pero saludo los reflejos de la titular de Energía. Ahora solo habrá que esperar la reacción del embajador chino, no vaya a ser, lo de la inversión en Dos Bocas, un cuento de su país de origen o algo cierto que aquí se desconozca.

RETALES

  1. ACUERDO.- El Senado de Estados Unidos aprobará mañana o el viernes el T-MEC, un triunfo para el gobierno mexicano. Ahora falta Canadá, el más duro por el enfrentamiento Trump-Trudeau;
  2. ¡EL AVIÓN!- Después de trece meses y 30 millones de pesos, ahí traen de regreso el avión presidencial. La información la dio ayer el mismo López Obrador, que lo ofrece vara-vara, y fue calificado de incomparable y emblemático. A ver dónde lo guardan porque solo cabe en el hangar presidencial; y…
  3. NIETO.- Ayer se supo que Andrés Manuel López Obrador tuvo el privilegio de ingresar al gremio de los abuelos, -¡Bienvenido!- donde se consuma la felicidad de la vida. El nieto es hijo de José Ramón López Beltrán y de Carolyn Adams. Se llama Salomón Andrés. Nació en Houston. Felicidades.

Nos vemos mañana, pero en privado.

chinados bocasmexicorefinería Dos BocasRocío Nahlesener

Menú de accesibilidad