Derecho a la salud en México se incumple por desabasto de medicamentos, denuncian activistas
Anaquel de medicinas en el Hospital Regional Universitario de Colima. Foto de @INSABI_mx

El derecho a la salud, especialmente en pacientes sin seguridad social en México, sigue sin garantizarse debido al desabasto de medicamentos, pese a que la salud universal ha sido una de las promesas del presidente Andrés Manuel López Obrador, denunciaron este jueves activistas.

“Estamos preocupados y preocupadas porque seguimos sin tener un verdadero acceso efectivo a los medicamentos”, dijo a Efe Andrés Castañeda, vocero del colectivo Cero Desabasto que reúne a 85 asociaciones civiles de pacientes, durante una manifestación en Ciudad de México.

Los activistas reclamaron que tan solo en 2021 no se surtieron efectivamente poco más de 24 millones de recetas en los sistemas de salud públicos como el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste), entre otros.

“Es nuestro derecho, vulnera, no solamente nuestra salud, sino también la economía de nuestras familias y termina afectando sobre todo a quienes más vulnerabilidad tienen, sobre todo a quienes (tienen) menos capacidad (adquisitiva)”, expresó Castañeda.

Además, los manifestantes expresaron su desconfianza porque, aunque el pasado 9 de junio López Obrador mencionó que el abasto se había garantizado en un 90 % y se comprometió a que el 10 % faltante se garantizaría en el lapso de un año, los datos muestran que es una problemática persistente.

“Yo creo que no lo niegan (el desabasto), porque estamos usando sus datos, son sus datos donde dicen que no estamos bien, lo minimizan y no lo priorizan. Eso es lo que nos preocupa y por eso venimos hoy un poco a alzar la voz”, apuntó el vocero.

Peor atención en un trimestre que en tres años

Los activistas recordaron que durante el primer trimestre de 2022, el IMSS negó más recetas que todas las que negó en 2019 y más que las que se negaron en conjunto en 2017 y 2018.

Asimismo, de acuerdo con datos del Sistema Nacional de Indicadores de Calidad en Salud, la población sin seguridad social, que se atiende en unidades de la Secretaría de Salud (SSA), IMSS-Bienestar o el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) sigue siendo la más afectada, y el porcentaje de surtimiento de medicamentos en unidades de primer nivel tiene una tendencia a la baja.

Por un lado, dijo Castañeda, las unidades rurales de la SSA en el tercer cuatrimestre de 2021 tenían un 80 % de surtimiento y en el primer cuatrimestre de 2022 bajó a 73 %.

Y, por otro lado, a inicios de 2021 el IMSS-Bienestar tenía un 74% de surtimiento y en el primer cuatrimestre de 2022 cayó a un 71 %, el más bajo de los últimos 6 años.

En ambos casos, en 2022, más del 25 % de la demanda de los medicamentos no se ha surtido efectivamente, y la población en mayor situación de vulnerabilidad ha tenido afectaciones no solo en su salud sino también en su bolsillo.

El desabasto se agudizó también en el Insabi, según datos de la propia institución, en 2021 solo un 66 % de usuarios reportó un surtimiento completo de sus recetas.

“Ya nos acostumbramos a que no haya (medicamentos) que no nos lo den y la invitación que hacemos desde colectivo, es no podemos hacer eso, no nos podemos acostumbrar”, puntualizó Castañeda.

Proteger a pacientes

Andreína Solórzano, una de las integrantes de Grupo Fabry de México, institución que atiende a pacientes con enfermedades raras, pidió no desatender a este grupo de pacientes y garantizar su terapia de reemplazo enzimático para que no se sigan deteriorando.

“Si estos pacientes dejan de recibir esta infusión (medicamento), empieza a involucionar toda su mejoría, lo que se había logrado detener de la enfermedad empieza a agravar”, lamentó.

Con información de EFE