Conacyt era una “caja grande” donde había corrupción, asegura AMLO
Manifestación de comunidad estudiantil del CIDE afuera del Conacyt. Foto de @leonugo

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, afirmó que molesta a la ‘oposición’ el actuar del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), debido a que antes dicho organismo era “una especie de caja grande” donde había hechos de corrupción.

En la conferencia matutina de Palacio Nacional, López Obrador volvió a defender al Conacyt, dirigido por María Elena Álvarez-Buylla, luego de que esta semana se diera a conocer que en sus nuevos reglamentos, los cuales todavía están por aprobarse, amagara con quitar becas a quienes que participen en protestas y a mujeres embarazadas.

El Conacyt era una especie de caja grande, no caja chica, donde se servían y está demostrado. Bajo el cobijo de que son científicos, habían hechos donde se practicaban hechos de corrupción (…) entonces ya no hay eso en el Conacyt”, declaró.

López Obrador recalcó que dichos reglamentos ya existían desde la época neoliberal, y que sus opositores quieren hacerlos parecer que fueron dictados durante la Cuarta Transformación.

¿Cuál es mi opinión? Que esos reglamentos, que dicho sea de paso existen desde la época neoliberal y que de manera deshonesta los quieren hacer aparecer como propuestas de nosotros, pues si ya se descubrió que existían esas normas retrógradas, conservadoras,  que las quiten, pero eso no es ningún problema”, señaló.

“Así hay que ir quitando estos pretextos, todas estas trampas, de esta gente muy oportunista que engañó durante mucho tiempo y que no tiene nada que ver con el pensamiento nuestro, que es impulsar la educación pública y de concebir la educación como prácticas a la libertad”, puntualizó.

“Es hasta bueno que haya una huelga en el CIDE”

El mandatario mexicano aseveró que “es hasta bueno” que el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) se encuentre en huelga, debido a que abre el debate sobre el objetivo de la educación en México: si está al servicio de la oligarquía o del pueblo.

Todo nuestro respeto, nuestro apoyo a los estudiantes, a los académicos, todo nuestro respeto, nada más que incluso es hasta bueno que haya esa huelga porque ayuda a que se abra un debate sobre estos temas, la educación al servicio de la oligarquía o la educación al servicio del pueblo, o los contenidos educativos”, refirió.

“¿Se va a seguir con lo mismo, con las fórmulas aprendida o dictaban desde el extranjero?, ¿se va a seguir haciendo a un lado la agenda nuestra, la de México, la de combatir la pobreza, la corrupción?”, puntualizó.

El conflicto en el CIDE estalló en noviembre cuando fue elegido José Antonio Romero Tellaeche como director —tras unos meses como interino— en un proceso que no contó con el respaldo de todos los órganos internos de la institución, en especial el de los profesores.

A partir de ahí, la nueva administración —de la mano con el Conacyt— se ha desprendido de docentes y altos cargos que se han manifestado en contra de la designación.

Estas acciones hicieron que los estudiantes del campus Ciudad de México tomaran las instalaciones a finales de noviembre y estallara una huelga que no se ha resuelto.

Con información de López-Dóriga Digital