Aumentar la capacidad de atención médica y hospitalaria: tres historias de éxito en tiempos de COVID-19

Juntos por la Salud demostró ser una de las iniciativas más visionarias frente a la pandemia de COVID-19.

Sus cuatro líneas de acción fueron fundamentales para salvar vidas y brindar una esperanza en el momento más crítico de la emergencia sanitaria.

Por ello, Fundación BBVA no lo dudó y puso en marcha un ambicioso proyecto con el cual se donaron recursos a tres organizaciones no gubernamentales: Cruz Roja Mexicana, Médicos Sin Fronteras y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

CRUZ ROJA MEXICANA

Atención a pacientes de COVID-19. Foto de INEr Cruz Roja

Una organización dedicada a prevenir y aliviar el sufrimiento humano para mejorar las condiciones de vida de las personas y comunidades, así como ofrecer auxilio en situaciones de desastres naturales, de riesgo o emergencia.

El donativo de 22.1 mdp otorgado por la Fundación BBVA a la Cruz Roja Mexicana, permitió instalar un hospital de campo en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) para lograr atender de manera simultánea a 40 pacientes en terapia intensiva. Este hospital de campo ofrece:

• Carpas con capacidad para 40 camas
• Área de descontaminación
• Ventiladores para poder ampliar la capacidad del INER
• Instalación eléctrica y sanitaria incrementar 50% la capacidad del hospital para            atender pacientes graves.

El inicio de sus operaciones fue en mayo y permanecerá en operación todo el tiempo que sea necesario.

Además, como parte de la Iniciativa Juntos por la Salud, se entregaron 10 kits de atención auxiliar respiratoria tipo B-level. Este tipo de equipo se utiliza en pacientes que se encuentran en una fase previa de intubación o que tras su recuperación necesitan oxígeno de forma especial.

MÉDICOS SIN FRONTERAS

Atención a pacientes de COVID-19. Foto de Médicos sin Fronteras

Fundación BBVA donó directamente más de 21 mdp para que pudieran incrementar sus acciones.

El objetivo fue aliviar el sufrimiento y salvar vidas a personas vulnerables como refugiados sin acceso a la salud, que viven en albergues o hacinados y que no tienen las condiciones sanitarias adecuadas.

Con el donativo fue posible instrumentar un proyecto con el siguiente alcance:

• Cooperación con 42 refugios y centros de atención para migrantes y deportados donde se les proporcionó formación a su personal en prevención de infecciones, salud mental y orientación para el protocolo de casos sospechosos de COVID-19.
• Colaboración con la Secretaria de Salud para apoyar a diferentes hospitales y centros de salud que atienden casos de COVID-19 en las zonas más vulnerables del país, así como asesoramiento técnico en prevención y control de infecciones (PCI) para evitar contagios entre el personal sanitario y los pacientes, en la Ciudad de México y ya hemos visitado hospitales en el estado de: Guerrero, Oaxaca, Tabasco, Colima, Michoacán, Sonora, Chihuahua y comunidades indígenas en Yucatán.
• Actividades de promoción de la salud para comunidades vulnerables.
• Atención médica a 318 pacientes COVID-19 en centros operados por más de 290 profesionales de MSF en Tijuana, Reynosa y Matamoros.
• Instalación de farmacia de los centros Covid-19, gestionada por MSF con insumos MSF
• Atención médica integral, que incluyó el apoyo psico-emocional y conexión con sus seres queridos. Es decir, que durante los meses de hospitalización, los pacientes recibieron visitas, para no perder el contacto con sus familiares. Esta actividad fue crucial en su recuperación y la de sus familiares.

ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados)

Atención médica. Foto de ACNUR

Fundación BBVA sumó fuerzas con el ACNUR para responder a las necesidades de seguridad de la población migrante, refugiada a través de dos estrategias:

• Apoyo a hospitales municipales y centros de salud: Centro de Salud Urbano Tapachula y Dirección de Salud Municipal en Palenque, a través de la ampliación, habilitación y equipo de consultorios; equipo de atención y diagnóstico a mujeres embarazadas, equipo médico y materiales para personal médico.
• Apoyo psicológico durante 3 meses enfocado en COVID-19 en Monterrey y área metropolitana. A través de un call center se ofreció apoyo psicológico e informativo sobre COVID-19 en Monterrey y área metropolitana.

Gracias a estas acciones se beneficiaron a 11, 500 personas (mexicanos, migrantes, solicitantes de asilo y refugiados).

Como ven, la pandemia de COVID-19 tiene muchos desafíos, pero se trabaja día, tarde y noche para cumplir el objetivo de salvar vidas.

La inspiración que nos deja la colaboración de Fundación BBVA con estas tres organizaciones será parte de las historias relevantes que contar durante la crisis sanitaria.

La respuesta inmediata que tuvieron cada una de ellas, sin duda alguna pasará a la historia como un ejemplo de solidaridad.