Arzobispo de Tijuana agradece apoyo ciudadano tras quema de unidades de transporte público
Quema en Baja California de unidad del transporte público. Foto de @notindeslv

El arzobispo de Tijuana, monseñor Francisco Moreno Barrón, condenó los actos violentos en varias partes de Baja California, pero también agradeció el apoyo ciudadano vivido.

Mediante un comunicado el arzobispo reprobó el “doloroso escenario” que dañó a la sociedad baja californiana, problemas que dijo, “deben encontrar otros caminos de solución, nunca con la violencia“.

Asimismo aplaudió las iniciativas solidarias con quienes se quedaron sin forma de regresar a casa, a consecuencia de la quema de unidades del transporte público.

Monseñor Francisco Moreno pidió a la ciudadanía atender las indicaciones oficiales y evitar la transmisión de mensajes falsos o alarmistas.

El viernes se registraron en Baja California al menos 19 actos violentos en los que predominó la quema de vehículos.

Los bloqueos y los vehículos incendiados, que ocurrieron casi de manera simultánea, se dieron en avenidas principales de ciudades como Tijuana, Mexicali, Rosarito, Tecate y Ensenada, todas en Baja California, según reportaron, mediante videos, usuarios de redes sociales.

Decenas de ciudadanos reportaron en redes sociales la presencia de grupos de hombres armados y encapuchados en varios puntos de la ciudad de Tijuana, donde despojaron a conductores de sus vehículos, para prenderles fuego.

La Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) del Gobierno Federal informó la detención de 17 personas, de las que tres se identificaron como integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

En coordinación con la Guardia Nacional y la Fiscalía General de la República (FGR) se reforzó la presencia y patrullaje de los cuerpos de seguridad estatales por todas las calles y colonias de la entidad para la prevención de la alteración del orden en el estado.

Se instalaron las Mesas de Paz estatal y regional, donde participan todos los órdenes de gobierno, encabezadas por la gobernadora de Baja California, Marina del Pilar Ávila Olmeda.