Minuto a Minuto

Nacional Atacan caravana de candidato de Morena en Villacorzo, Chiapas
El ataque armado se registró en el tramo carretero Revolución Mexicana-San Pedro Buenavista de Villacorzo, en Chiapas
Nacional Tercera ola de calor causará este domingo temperaturas de más de 40 grados en 24 estados
La tercera ola de calor del año en nuestro país ocasionará temperaturas superiores a los 45 grados Celsius en 13 entidades
Nacional Advierten por “riesgo inminente” de que 800 mil habitantes en Tamaulipas se queden sin agua
La Secretaría de Recursos Hidráulicos de Tamaulipas detalló acciones para garantizar el agua en la zona conurbada de Tampico
Internacional Trump advierte a sus seguidores que el derecho a portar armas está en juego en noviembre
Donald Trump dio encendido discurso este sábado ante una multitud en la convención anual de la Asociación Nacional del Rifle (NRA)
Nacional Altas temperaturas en Tabasco ocasionan la muerte de monos aulladores
La organización Conservación de la Biodiversidad del Usumacinta alertó por la muerte de monos aulladores producto de las altas temperaturas

Es un falso dilema el vivir de rodillas o morir de pie, Hay que vivir de pie.
Florestán.

Después de que su protuberante encargado del Sistema de Radiodifusión del Estado Mexicano, Jenaro Villamil, saliera a promover la playera que dice que un verdadero hombre nunca habla mal de López Obrador, con el apoyo de una imagen de la santa muerte que con su huesudo índice nos manda callar, el propio presidente salió ayer a decir que no tiene opinión, él que de todo opina. Y cuando una reportera le dijo que subieron la promoción de la secta de criminales en su apoyo a la página oficial de Morena, respondió: Pues tienen derecho a hacerlo.

            Y comenzó a enredarse solito cuando mezcló el fetichismo de la santa muerte, con la libertad religiosa:

            Es como contradictorio, o tiene que ver con la libertad incluso religiosa. Se habla de la muerte, pero es la santa muerte. No nos metamos en eso, ya tiene tiempo que se resolvió ese asunto en México y se llama libertad religiosa.

            Y comenzó a enredarse, a perderse, a irse al cerro:

            En este país somos libres de tener la religión que más se apegue a nuestra fe y también somos libres para no tener religión y debemos ser respetuosos de creyentes y de no creyentes, y eso es el Estado laico, libertad religiosa.

            Y le comento, presidente:

            El culto a la santa muerte no es religioso, es idolátrico. Este culto comenzó a conocerse en 1965 en el estado de Hidalgo. Sin embargo no está reconocido como una religión. En 2003 se registró en la Secretaría de Gobernación una “Iglesia Católica Tradicionalista Mexicano-estadounidense” que clandestinamente promovió el culto a la santa muerte. Su registro le fue retirado el 29 de abril de 2005. Este culto fetichista está destinado a personas que permanentemente ponen en riesgo su vida, como miembros del crimen organizado, o policías, a los que se añaden miembros de grupos marginados y estigmatizados. Es importante insistir que no se trata de una religión, sino de una idolatría sincretista y por ello no cuenta con registro oficial, no es sujeto de derechos y no es una religión para que usted la reconozca escudado en la libertad religiosa.

            Ojalá le sirva para hoy.

RETALES

  1. VENEZUELA.- Al estilo Maduro, Morena quiere iniciar procesos penales a Xóchitl Gálvez y a Santiago Taboada. Solo faltaría que ante una realidad a la que le niegan posibilidades quieran encarcelar de antemano a los candidatos de oposición;
  2. PENSIONES.- Un punto: la reforma de pensiones no contiene ninguna disposición que garantice que si usted gana hasta 16 mil 777 pesos mensuales, reciba eso de jubilación. Es solo una promesa; y
  3. CORTE.- Cuando la ministra del presidente, Lenia Batres afirmó ayer en el pleno que la Constitución no contempla la democracia participativa, Margarita Ríos-Farjat le recomendó leer el artículo 26 que la establece con toda claridad. Es cosa de prepararse.

Nos vemos mañana, pero en privado.