El poder es chingón

López Obrador, al que aún por la mañana lo descalificaban despectivamente como populista, y a la medianoche pensaban cómo congraciarse con él