Corcholata para el presidente

El pasado fin de semana el presidente se fue a La Chingada, su finca en Palenque, y al único que recibió durante horas fue a su amigo querido, el gobernador de Tabasco, Adán Augusto López. Pero en ese momento se entendió como un encuentro a ese nivel amistoso, como si uno no acabara de entender que todo lo que hace López Obrador tiene una intención política, lo que quiere decir que aún conserva su capacidad de sorprender y que no todo en él es previsible, como aseguran.

Menú de accesibilidad