Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

#Video Migrante ilegal se ríe en corte al admitir que asesinó a dos policías

#Video Migrante ilegal se ríe en corte al admitir que asesinó a dos policías

Luis Bracamontes asesinó a dos policías en California y aseguró que lo único que lamentaba era no haber matado a más

Un migrante ilegal en Estados Unidos se rió este martes en un tribunal al admitir que había matado a dos policías del área de Sacramento y se comprometió a hacerlo otra vez.

Luis Bracamontes, de 37 años de edad oriundo de México, encara un juicio en el Tribunal Superior de Sacramento por los asesinatos en 2014 del ayudante del alguacil de Sacramento, Danny Oliver, y del ayudante del alguacil de Placer, Michael Davis Jr.

El oficial asesinado Michael Davis. Foto de AP

“Ojalá pudiera haber matado a más de esos hijos de perra”, declaró Bracamontes, ante el juez Steve White, de acuerdo con el diario The Sacramento Bee.

“Me escaparé pronto y mataré a más, mataré a quien se ponga enfrente de mí”, añadió durante la sesión.

Bracamontes, que ha solicitado que le otorguen la pena de muerte en diversas audiencias a lo largo del proceso que condujo a su juicio, no se detuvo ahí.

“No hay necesidad de un maldito juicio”, dijo, sonriendo y riéndose mientras el fiscal Rod Norgaard describía los violentos acontecimientos que se desencadenaron a manos de Bracamontes el 24 de octubre de 2014. Las palabras del inmigrante ilegal provocaron que el juez ordenara temporalmente al jurado que saliera de la sala.

https://www.youtube.com/watch?v=CLbFw6O-WOU

A lo largo de las declaraciones de apertura, el acusado sonrió, se rió y se negó a permanecer en silencio.

“No había necesidad de demostrar todo esto”, dijo Bracamontes al juez White, en otra interrupción. “No me arrepiento de esto. De lo único que me arrepiento es que solo maté a dos”.

El juez White instruyó a Bracamontes, que había sido deportado en dos ocasiones antes de la matanza, a que eligiera si cooperar con su abogado para que lo defendiera era irrelevante para que el juicio avanzara.

Cuando esto sucedió, el abogado defensor público de Bracamontes, Jeffrey Barbour, solicitó al juez White que reconsiderara si su defendido era mentalmente competente para enfrentar un juicio.

A pesar de los múltiples estallidos de Bracamontes, el juez White dijo que el juicio continuaría y ordenó al jurado no considerar lo que Bracamontes dijo ese día.

El oficial asesinado Danny Oliver. Foto de Sacramento County

 

El juicio continuará según lo planeado aunque el abogado de Bracamontes no discuta que su cliente mató a los oficiales de policía.

“No estamos impugnando muchos de estos cargos”, dijo Barbour. “El señor Bracamontes es responsable de la muerte del diputado Danny Oliver y la muerte del detective Michael Davis. Les disparó a los dos”.

Su cliente también está acusado de herir a otro agente y disparar a un automovilista a lo largo del 24 de octubre de 2014.

La defensa de Bracamontes por parte de Barbour tiene el objetivo de tratar de demostrar el hecho de que su cliente estaba drogado con metanfetaminas en el momento de los asesinatos, y por lo tanto carecía de la capacidad mental para saber lo que estaba haciendo.

Si se demuestra lo anterior, tendría como resultado la eliminación de la pena de muerte para Bracamontes y su máxima sentencia entonces sería cadena perpetua.

 

El día de los hechos

La esposa de Bracamontes, Janelle Monroy, de 41 años, quien es ciudadana estadounidense, estuvo con él durante el día de la violenta matanza.

Según los informes, los dos salieron de su casa en Salt Lake City y condujeron hasta Sacramento, mientras Bracamontes fumaba metanfetaminas y mariguana en el traslado.

Después de llegar a Sacarmento, la masacre comenzó en un Motel 6 cerca del Arden Fair Mall y terminó en Auburn, California.

Foto de Luis Bracamontes tomada el 2014

En el camino, no hay duda de que Bracamontes disparó y mató a los oficiales Oliver y Davis.

También presuntamente hirió a otro oficial de Placer y le disparó a un transeúnte en la cabeza para robar su automóvil y huir de las autoridades.

La fiscalía expuso que Bracamontes finalmente se encerró en una casa y abrió las llaves de gas de la estufa, con la intención de incendiar el lugar y matarse a él y a todos los oficiales que entraran tras él.

Bracamontes eventualmente, gateó para salir de la casa y se rindió, después de haber escrito una nota suicida que decía: “Perdóname, Dios. Por favor llévame contigo. Te amo, Janelle”.

Con información de Daily Mail

asesinatomigrante ilegalpolicias
Menú de accesibilidad