Dos dosis de Pfizer pueden proteger 70 % ante ómicron, según estudio
Vacuna contra COVID-19 de Pfizer. Foto de EFE / Archivo

Los vacunados con dos dosis de Pfizer podrían estar 70 por ciento más protegidos que los no inoculados frente a la necesidad de hospitalización por COVID-19 con la variante ómicron, pero la efectividad frente al contagio bajaría a 33 por ciento, según un estudio médico publicado en Sudáfrica.

Estas conclusiones, que son preliminares, se basan en 78 mil positivos atribuidos a la variante ómicron de un total de 210 mil casos registrados y analizados por la aseguradora privada Discovery (la más grande del país, con 3.7 millones de clientes) y el Consejo de Investigación Médica de Sudáfrica (SAMRC).

Del total de esas infecciones, 41 por ciento se registraron en personas vacunadas con la doble dosis de Pfizer.

Los datos recopilados apuntan a que la efectividad de esa pauta de inoculación cayó del 80 por ciento mostrado ante a la variante delta (que impulsó la pasada ola de contagios), a 33 por ciento contra ómicron.

Asimismo, la diferencia de protección contra la enfermedad grave y la necesidad de hospitalización entre los vacunados y no vacunados disminuyó del 93 por ciento frente a delta a 70 por ciento con ómicron.

“Los datos indican que la gravedad de ómicron es 29 por ciento más baja que en la primera ola de infecciones de COVID-19 en Sudáfrica”, señala también este primer gran estudio realizado con datos reales atribuidos al impacto de esta nueva variante.

El periodo de incubación también podría ser menor con ómicron (3-4 días, según esta investigación) y los síntomas tempranos más comunes son dolor de garganta y mucosidad.

“La mayor parte de hospitalizados son no vacunados”, recalca el estudio de Discovery y SAMRC, que también indica que solo 16 por ciento de las personas en cuidados intensivos eran pacientes con la pauta completa de vacunación.

En un seminario virtual de presentación de las conclusiones, el director ejecutivo de Discovery, Ryan Noach, apuntó que la “trayectoria” epidemiológica de esta cuarta ola en Sudáfrica (presuntamente impulsada por ómicron) ratificaría que hay una “propagación muy rápida” y que es una variante “altamente contagiosa”.

“Lo que es esperanzador es una trayectoria más aplanada de las admisiones hospitalarias, lo que indica probablemente una gravedad más baja”, puntualizó Noach.

Los contagios estudiados -que no fueron necesariamente secuenciados, pero que los investigadores sudafricanos relacionan con ómicron por la creciente dominancia de esta variante en el país- se detectaron entre el 15 de noviembre y el 7 de diciembre, es decir, en las primeras semanas de detección y expansión de esta nueva variante en la nación austral.

Con estos datos, los investigadores recalcaron que las conclusiones son preliminares y que el estudio no ha sido sometido aún a la revisión de pares de la comunidad científica.

Sudáfrica se mantiene como el gran epicentro de la pandemia en África y acumula unos 3.2 millones de contagios y algo más de 90 mil muertes.

Científicos y autoridades sanitarias de este país fueron los primeros en alertar sobre la detección de esta nueva variante el pasado 25 de noviembre.

Con información de EFE