Trump ha deportado a cientos de menores migrantes durante pandemia, según el NYT
Niños migrantes. Foto de Notimex / Archivo

Cientos de niños y adolescentes migrantes han sido deportados por las autoridades estadounidenses en medio de la pandemia de COVID-19 sin la oportunidad de hablar con un trabajador social o pedir asilo por la violencia en sus países de origen, lo que representa una reversión de años de práctica establecida para tratar con jóvenes extranjeros que llegan a Estados Unidos, señala un reportaje de The New York Times publicado este miércoles.

El texto indica que las deportaciones representan un cambio extraordinario en la política de EE.UU. que se ha estado desarrollando en las últimas semanas en la frontera suroeste, en virtud de que las medidas de protección, que durante décadas han sido otorgadas a los niños migrantes por las administraciones demócratas y republicanas, parecen haber sido abandonadas por la actual administración que dirige el presidente Donald Trump.

Históricamente, agrega, los menores migrantes que se presentaron en la frontera sin tutores adultos recibieron refugio, educación, atención médica y un largo proceso administrativo que les permitió presentar un caso para permanecer en los Estados Unidos. Los que finalmente fueron deportados fueron enviados a casa solo después de que se hicieron los arreglos necesarios para garantizar que tuvieran un lugar seguro al que regresar.

“Ese proceso parece haber sido desechado abruptamente bajo los últimos decretos fronterizos del presidente Trump. Algunos jóvenes migrantes han sido deportados a las pocas horas de pisar suelo estadounidense. Otros han sido sacados de sus camas en medio de la noche en refugios del gobierno de los Estados Unidos y subidos a aviones fuera del país sin ninguna notificación a sus familias”, explica The New York Times.

La administración Trump está justificando las nuevas prácticas en virtud de una ley de 1944 que le otorga al presidente un amplio poder para impedir que los extranjeros ingresen al país a fin de evitar la “amenaza grave” de una enfermedad peligrosa. Pero las autoridades de migración en las últimas semanas también han estado expulsando abruptamente a los niños y adolescentes migrantes que ya se encontraban en Estados Unidos cuando la orden relacionada con la pandemia cayó a fines de marzo, señala el medio estadounidense.

Desde que entró en vigencia el decreto, cientos de jóvenes migrantes han sido deportados, incluidos algunos que tenían recursos de asilo pendientes en el sistema judicial.

Algunos de los jóvenes fueron trasladados a Centroamérica, mientras que otros fueron trasladados a México, donde miles de migrantes viven en campamentos sucios y refugios desbordados, indica el reportaje.

En marzo y abril, el período más reciente del que se disponía de datos, 915 jóvenes migrantes fueron expulsados poco después de llegar a la frontera estadounidense, y 60 fueron enviados a casa desde el interior de Estados Unidos.

Durante el mismo período, al menos 166 jóvenes migrantes obtuvieron las garantías que alguna vez fueron habituales. Pero en otra partida inusual, Aduanas y Protección Fronteriza (Customs and Border Protection) se ha negado a revelar cómo el gobierno estaba determinando qué normas legales aplicar a qué menores.

“Simplemente no podemos publicarlo”, dijo Matthew Dyman, especialista en asuntos públicos de la agencia, citando preocupaciones de que los traficantes de personas explotarían la información para traficar a más personas al país si supieran cómo se aplican las leyes.

El martes, la administración Trump amplió la seguridad fronteriza que permite que los jóvenes migrantes sean expulsados en la frontera, diciendo que la política permanecería en vigencia indefinidamente y se revisaría cada 30 días.

Chad F. Wolf, secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional, señaló que la política había sido “una de las herramientas más críticas que el departamento ha utilizado para prevenir la propagación del virus y proteger al pueblo estadounidense”.

En medio de los esfuerzos de Trump para impedir que los migrantes busquen refugio en Estados Unidos, su administración ha sido analizada especialmente por su tratamiento de los más vulnerables, entre ellos los niños.

Los miembros demócratas del Congreso argumentan que las rápidas deportaciones  violan la Ley de Protección de Víctimas del Tráfico, una ley federal de 20 años que establece normas para el tratamiento de menores extranjeros que llegan a la frontera estadounidense sin un tutor adulto.

En una carta a Chad F. Wolf, enviada el mes pasado, los miembros demócratas del Comité Judicial del Senado dijeron que las medidas “no tenían precedentes conocidos ni una justificación legal clara”.

Los defensores de los migrantes denunciaron que sus pedidos de ayuda para garantizar que los menores tengan un lugar seguro a donde ir cuando llegan han sido ignorados.

Desde que se descubrió el coronavirus por primera vez en Estados Unidos en enero, 239 menores no acompañados han sido devueltos a Guatemala y 183 han sido devueltos a Honduras, según cifras del gobierno.

“El hecho de que nadie sepa quiénes son estos niños y hay cientos de ellos es realmente aterrador”, dijo Jennifer Nagda, directora de políticas del Centro Joven para los Derechos de los Niños Migrantes. “No se sabe si han sido devueltos a los contrabandistas o estén en peligro”.

Algunos menores han sido deportados durante la noche a pesar de una política de Inmigración y Control de Aduanas que dice que deben ser repatriados solo durante el día.

Antes del amanecer, una mañana a fines de abril de este año, a Pedro Buezo Romero, de 16 años, fue sacado de su cama en un refugio en Nueva York y le dijeron que empacara una maleta para poder llevarlo a la corte en Florida.

En cambio, el adolescente realizó cuatro vuelos durante dos días. Pudo dormir unas horas en una habitación de hotel en Miami compartida con tres empleados adultos de una compañía de seguridad privada contratada para transportarlo a él y a otros dos adolescentes migrantes.

Solo antes de abordar su último vuelo a Honduras desde Texas, los adultos le revelaron a Pedro que estaba siendo deportado. 

Cuando llegó a Honduras, tuvo que pedir prestado el teléfono celular de un funcionario de migración para pedirle a su primo un lugar donde quedarse.

La madre de Pedro no ha sido vista desde que los pandilleros saquearon el refugio en México donde habían estado juntos. Él y su madre se separaron por lo cual Pedro decidió cruzar la frontera solo.

Pedro Buezo Romero con su madre
Pedro Buezo Romero con su madre. Foto de The New York Times

Mientras Pedro estaba en tránsito, sus abogados trabajaron frenéticamente para tratar de localizarlo, pero no recibieron ninguna respuesta del gobierno federal. “Hubo dos o tres días que no teníamos idea de dónde estaba”, dijo Katty Vera de Fisher, una consejera supervisora de migración de Caridades Católicas de Nueva York.

Algunos de los niños que han sido expulsados de Estados Unidos fueron previamente deportados. Pero históricamente, incluso los niños con órdenes de deportación anteriores han tenido nuevas oportunidades de solicitar asilo si ingresaban nuevamente al país. Ahora, eso parece haber cambiado, señala The New York Times.

Con información de The New York Times