Occidente arremete contra Rusia por ataque a central que Moscú niega
Occidente arremete contra Rusia por ataque a central que Moscú niega. Foto de EFE

Estados Unidos y sus aliados arremetieron en la ONU contra Rusia por su ataque a la central nuclear ucraniana de Zaporiyia, un incidente que Moscú describió como parte de una campaña de propaganda en su contra y del que responsabilizó a saboteadores ucranianos.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas celebró una nueva reunión de emergencia sobre la guerra en Ucrania, centrada en este caso en las hostilidades en Zaporiyia, la mayor planta de este tipo en Europa y que ahora está bajo control ruso.

Los choques armados en la central atómica dispararon todas las alarmas en la comunidad internacional, aunque finalmente parece que el ataque no ha provocado daños graves a pesar de que un edificio situado a pocos cientos de metros de los seis reactores se incendió.

Así se lo confirmó al Consejo de Seguridad el director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi, quien explicó que los sistemas de seguridad de la central no se han visto comprometidos cerca de los reactores y que los niveles de radiación son normales.

“Consideramos que desde un punto de vista técnico las operaciones continúan de forma normal, aunque como he subrayado (…) por supuesto no hay ninguna normalidad en esta situación, cuando hay fuerzas militares a cargo de la instalación”, dijo Grossi en una conexión por videoconferencia desde un avión rumbo a Irán.

El experto argentino ya había analizado unas horas antes la situación desde Viena, donde tiene su sede la OIEA, que atribuye la peligrosa situación a un proyectil lanzado por fuerzas rusas.

Estados Unidos denuncia el riesgo de desastre

“Por la gracia de Dios, anoche el mundo evitó por poco una catástrofe nuclear”, declaró la embajadora estadounidense ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield, quien acusó al Ejército ruso de lanzar un ataque “increíblemente imprudente y peligroso”.

Thomas-Greenfield acusó a Moscú de poner en riesgo a “los civiles en Rusia, Ucrania y Europa” y exigió pasos para garantizar la seguridad en esa y otras instalaciones nucleares que hay en Ucrania, incluida Chernóbil, que también ha sido tomada por fuerzas rusas.

El Reino Unido denunció que ésta es la primera vez en la historia en la que una central nuclear en funcionamiento es atacada por un Ejército y subrayó que la situación no puede volver a darse.

“Incluso en medio de una invasión ilegal de Ucrania, Rusia tiene que mantener los combates alejados y proteger la seguridad de las instalaciones nucleares”, señaló la embajadora británica, Barbara Woodward.

Francia avisó de las posibles consecuencias catastróficas de un ataque de este tipo y exigió a Rusia que cese inmediatamente las “actividades ilegales y peligrosas” y permita que las autoridades ucranianas recuperen el control de todas las plantas atómicas.

Rusia niega su responsabilidad

Tras esas y muchas otras palabras de distintos países que denunciaron lo sucedido, tomó la palabra el embajador ruso ante la ONU, Vasili Nebenzia, quien negó que sus tropas atacaran la central y atribuyó los combates a una operación de saboteadores ucranianos para tratar de culpar a Moscú.

“Esto es todo parte de una campaña de mentiras y desinformación sin precedentes contra Rusia“, señaló Nebenzia, que dijo que su país controla Zaporiyia y sus alrededores desde el pasado 28 de febrero y que sus fuerzas fueron atacadas anoche por ucranianos.

Según el embajador, tras disparar contra soldados rusos y ser repelidos, fueron esos “saboteadores” quienes prendieron fuego antes de huir al edificio que se vio en llamas.

Nebenzia aseguró que el Ejército ruso está haciendo todo lo que está en su mano “para garantizar la seguridad de las instalaciones nucleares ucranianas” y denunció una “enorme campaña de propaganda antirrusa basada en acusaciones de que Rusia supuestamente está tratando de crear una fuente de contaminación radiactiva”.

China, que hasta ahora se ha mantenido más o menos equidistante ante la guerra, agradeció las explicaciones rusas y pidió a todas las partes que actúen con cautela y colaboren con el OIEA para garantizar la seguridad nuclear.

Con información de EFE