Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Luisiana, de nuevo entre escombros y destrozos tras el paso del huracán Delta

Luisiana, de nuevo entre escombros y destrozos tras el paso del huracán Delta - Foto de EFE
Foto de EFE

Luisiana no acaba con los escombros y seis semanas después de que el huracán Laura, de categoría 4, azotara sus costas

Luisiana no acaba con los escombros y seis semanas después de que el huracán Laura, de categoría 4, azotara sus costas, tumbara árboles y arrancara tejados, este sábado repasa los daños ocasionados por Delta, que anoche tocó tierra en la localidad de Creole, en el suroeste del estado.

Más de medio millón de cortes de energía en este estado del sureste de Estados Unidos, y por encima de los 710 mil si suman los registrados en Texas y Misisipi, de acuerdo al portal especializado PowerOutage.us., es parte de la cuenta que carga Delta, que arribó a Luisiana con categoría 2 en la escala Saffir-Simpson (de un máximo de 5) y vientos máximos sostenidos de 100 millas por hora (155 km/h).

Medios locales publicaron este sábado imágenes de calles inundadas, postes zarandeados por los vientos y lluvias, letreros o escaparates rotos, y árboles y postes de luz caídos en ciudades como Baton Rouge, la capital estatal, sin que por el momento no se reporten muertos o heridos.

El gobernador estatal, el demócrata John Bel Edwards y quien previo a la llegada del ciclón había pedido a la población mantenerse vigilante, tiene previsto recorrer hoy las áreas más dañadas a causa de Delta, ahora debilitado a depresión tropical y con vientos máximos de 35 millas por hora (55 km/h), según el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de EE.UU.

En un mensaje en su cuenta de Twitter, el gobernador alertó esta mañana que el huracán ha dejado en el estado un rastro de latentes “peligros como carreteras inundadas, cables eléctricos caídos y vida silvestre desplazada” y pidió a los residentes a permanecer atentos.

Las autoridades recordaron que muchas de las muertes vinculadas a huracanes ocurren en las horas posteriores, a causa de accidentes de tráfico o durante los procesos de limpieza.

De acuerdo a las autoridades estatales, hasta la tarde del viernes, horas antes del arribo del huracán, unas 10 mil personas se mantenían en refugios y hoteles, bajo los mandatos de distancia social y uso de mascarillas a causa de la pandemia del coronavirus, que hasta el viernes acumulaba 170 mil 878 casos.

El gobernador había adelantado que las personas que podrían volver a sus viviendas lo harían en el transcurso de esta mañana, y así poder liberar espacio en los refugios, que sin embargo no se vieron rebasados.

Castigo doble a Lake Charles

Delta tocó tierra a unas pocas millas de donde a fines del mes de agosto lo hizo el poderoso huracán Laura, un ciclón que luego prosiguió sobre la ciudad de Lake Charles, en la que arrancó tejados, derribó árboles y aún hasta ayer se podían ver a los lados de las calles montículos de escombros.

Según declaró hoy a la cadena CNN el alcalde de esta localidad, Nic Hunter, las lonas que cubrían los techos de las viviendas abatidas por Laura salieron volando a causa de los fuertes vientos de Delta, mientras que algunos escombros fueron vistos flotando en partes inundadas por las lluvias y la marejada ciclónica que produjo Delta.

El huracán, el décimo que alcanza las costas estadounidenses en esta temporada ciclónica en el Atlántico y que ya en la madrugada se debilitó a tormenta tropical, propició que el nivel del mar aumentase hasta por lo menos 8 pies (2,4 metros) por encima de su nivel habitual.

El alguacil de Calcasieu Parish, en Luisiana, Tony Mancuso, pidió esta mañana precaución a los residentes que busquen volver a sus hogares en vista de que hay escombros e inundaciones en las vías, e incluso señaló que vio automóviles volcados sobre la carretera interestatal 10.

Activa temporada en el Atlántico

Delta, que se espera este sábado cruce el estado de Misisipi desde el oeste hacia el norte y se encamine luego hacia el Valle de Tennessee, se convertirá el domingo en un “remanente de baja presión”, según proyectó el NHC.

A las 15.00 h, se hallaba a 65 millas (105 km) al nornoroeste de Jackson (Misisipi), y se desplazaba con dirección noreste a 16 millas por hora (26 km/h), de acuerdo al centro meteorológico.

Es el ciclón con nombre número 25 en esta extremadamente activa temporada de huracanes en el Atlántico, que se ha ensañado de forma particular con Luisiana: antes de Delta este estado de cara al Golfo de México ya sufrió los impactos de las tormentas tropicales Cristóbal y Marco, y luego los del potente huracán Laura.

Además de ser el décimo ciclón que impacta en Estados Unidos durante esta temporada, y romper así un récord de 1916, según la Universidad Estatal de Colorado, Delta es el primer huracán con nombre de alfabeto griego que azota los Estados Unidos continentales.

Con información de EFE

DeltaEstados Unidoshuracán Deltaluisiana
Menú de accesibilidad