Italia suma 108 mil nuevos casos de COVID-19; ómicron satura hospitales
Unidad de atención COVID-19 en Palermo, Italia. Foto de EFE

Italia ha comunicado 108 mil 304 nuevos contagios de COVID-19, cerca de la mitad de los registrados el jueves, cuando fueron 220 mil, pero también se han realizado la mitad de pruebas, mientras que los muertos fueron 223 frente a los 198 del jueves.

Con estas cifras, los contagios totales en el país ya son más de 7 millones desde febrero del 2020 y los muertos se sitúan en los 138 mil 697.

Italia coronavirus covid-19
Foto de EFE

Hay más de 1.6 millones de positivos actualmente, la mayoría está en sus casas aislados, sin síntomas o con síntomas leves, mientras que 14 mil 591 se encuentran hospitalizados en salas ordinarias y mil 499 en unidades de cuidados intensivos.

La región que más casos ha contabilizado ha sido Lombardía (norte), que ha comunicado 35 mil 345, mientras que le han seguido Emilia-Romaña (14 mil 335), Véneto (12 mil 520) y Piamonte (12 mil 136).

La rápida propagación de la variante ómicron en el país está provocando la saturación en hospitales, y en algunos de Nápoles (sur), los médicos temen que sea necesario un “código negro” para establecer un orden de prioridad para curar a los enfermos.

La tasa de ocupación de los cuidados intensivos ha aumentado en la última semana a 15.4 por ciento y la de hospitalizaciones ha llegado a 21.6 por ciento, según los últimos datos del Instituto Superior de Sanidad (ISS) publicados este viernes, que también revelan que la incidencia se ha doblado en los últimos siete días, con mil 669 casos por cada 100 mil habitantes.

El Gobierno italiano aprobó el miércoles la vacunación obligatoria para los mayores de 50 años y los que no lo hagan serán multados con 100 euros, mientras que quienes intenten ir a trabajar sin haber recibido el pinchazo recibirán sanciones de entre 600 a mil 500 euros.

También extendió la obligación de vacunación al personal universitario, con independencia de su edad, equiparándolo así al personal escolar, que ya lo tiene que hacer desde mediados de diciembre, al igual que el personal sanitario y de seguridad.

Además, a partir del 10 de enero será necesario enseñar el pasaporte sanitario reforzado para acceder a los medios de transporte públicos, además de a hoteles, ceremonias o festivales. Por ahora se pide en el ocio y la restauración.

Con información de EFE