Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Iota continúa su desplazamiento hacia Centroamérica; continuará forteleciéndose

Iota continúa su desplazamiento hacia Centroamérica; continuará forteleciéndose - Foto de NHC
Foto de NHC

Iota presenta vientos máximos sostenidos de 65 kilómetros por hora pero los meteorólogos pronostican que a lo largo de las próximas 48 horas se intensifique

La tormenta tropical Iota continúa su desplazamiento hacia Centroamérica, una región que no se recupera todavía del impacto de Eta y que puede estar sufriendo los estragos de una Iota convertida en un huracán durante el fin de semana.

De acuerdo con el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos, Iota presenta vientos máximos sostenidos de 65 kilómetros por hora pero los meteorólogos vaticinan que a lo largo de las próximas 48 horas se intensifique y se vuelva “un huracán intenso cuando se aproxime a América Central”, en concreto a Nicaragua y Honduras.

Su centro fue localizado a 545 kilómetros al sur-sureste de Kingston, Jamaica, y se desplaza con lentitud hacia el sur-suroeste, a una velocidad de 7 kilómetros por hora.

En la trayectoria prevista, Iota se moverá por el centro del mar Caribe durante los dos próximos días hasta que se aproxime a las costas de Nicaragua y el noreste de Honduras el lunes, indicó el observatorio.

En estos momentos no existen avisos costeros en efecto, pero Nicaragua y Honduras deben de vigilar el progreso de este sistema, alertó el NHC, con sede en Miami.

La tormenta podría convertirse en un huracán poderoso cuando se aproxime a Centroamérica, que empezará a sentir sus efectos en forma de fuertes vientos y lluvias, además de marejada ciclónica, a partir del lunes.

Hasta el próximo miércoles se espera que produzca lluvias en Honduras y partes de Nicaragua, Guatemala, El Salvador y Belice, así como en sectores de Colombia, Panamá, Costa Rica y Jamaica.

En Centroamérica, el sistema tiene el potencial de producir de 508 a 762 milímetros de lluvia, especialmente en el norte de Nicaragua y de Honduras, donde podrían producirse inundaciones repentinas significativas y desbordes de ríos y deslizamientos de tierra.

El pasado 3 de noviembre, el huracán de categoría 4 Eta, considerado como “extremadamente peligroso”, tocó tierra “a lo largo de la costa noreste de Nicaragua”, con vientos máximos sostenidos de 140 millas por hora (220 kilómetros por hora).

Hasta ahora ha habido 31 tormentas tropicales con nombre, de las cuales 12 han sido huracanes y, de éstos, cinco mayores.

Queda hasta el 30 de noviembre para que se acabe oficialmente la temporada de huracanes en el Atlántico.

Con información de EFE

centroaméricadesplazamientofortalecimientoHuracánIota
Menú de accesibilidad