Greg Abbott considera una “invasión” la llegada de migrantes a Texas
Greg Abbott considera una "invasión" la llegada de migrantes a Texas. Foto de EFE

El gobernador de Texas, Greg Abbott, indicó que utilizará las leyes para la protección de ese estado contra la “invasión” refiriéndose a la llegada de migrantes a la frontera entre México y Estados Unidos.

“Invoqué las Cláusulas de Invasión de las Constituciones de Estados Unidos y Texas para autorizar completamente a Texas a tomar medidas sin precedentes para defender a nuestro estado contra una invasión. Estoy usando esa autoridad constitucional y otras autorizaciones y órdenes ejecutivas para mantener seguros a nuestro estado y país”, indicó el mandatario.

Abbott también confirmó el envío de un autobús con migrantes hacia Filadelfia (Pensilvania), como parte de la estrategia de los republicanos de transportar a los extranjeros que recién atraviesan la frontera sur con México a jurisdicciones demócratas del norte del país.

Esta es la primera vez que Abbott envía un autobús lleno de inmigrantes al estado de Pensilvania desde que comenzó con esa estrategia en abril pasado.

También se trata del primer envío después de las elecciones intermedias del martes pasado, en las que los republicanos fracasaron en la llamada “ola roja”, tras la victoria de demócratas en estados clave como Pensilvania, Nevada y Arizona.

En un comunicado, el gobernador republicano dijo que “hasta que la Administración Biden haga su trabajo y brinde a los tejanos y al pueblo estadounidense una seguridad fronteriza sostenible, Texas continuará haciendo más que cualquier otro estado para defenderse de una invasión a lo largo de la frontera”.

Se prevé que los migrantes lleguen en la mañana del miércoles a Filadelfia.

Abbott dijo además que el alcalde de esa ciudad, Jim Kenney, “ha celebrado durante mucho tiempo y luchado por el estatus de ciudad santuario” más amigables con los inmigrantes.

El primer objetivo de Abbott con su campaña de transportar a inmigrantes fue la capital de Estados Unidos, a donde ha enviado decenas de autobuses, algunos, incluso a la residencia de la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris.

Las ciudades de Nueva York y Chicago también han visto la llegada de autobuses con inmigrantes enviados por el gobernador Abbott, al igual que otras jurisdicciones del norte, a las que han llegados solicitantes de asilo enviados por los gobiernos de Arizona y Florida.

Con información de López-Dóriga Digital y EFE