Filtran defensa del papa de sacerdote acusado de encubrir pedófilos

Filtran defensa del papa de sacerdote acusado de encubrir pedófilos - Foto de Internet
Foto de Internet

El papa Francisco habría acusado a políticos chilenos de estar detrás de las denuncias contra el obispo de Osorno, Juan Barros

Chile se ha convertido en la mayor prueba para el papa desde que fue designado sumo pontífice de la Iglesia Católica. A su polémica defensa del obispo Juan Barros, acusado de encubrir varios casos de abuso sexual, se suma a la filtración de cartas y correos de los cardenales más importantes del país: Francisco Ezzati Andrello y Francisco Javier Errázuriz.

Toda la polémica comienza con el otrora poderoso sacerdote Fernando Karadima, quien siendo párroco de la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús de El Bosque, en la zona acomodada de Santiago, acaparó un poder tal que le permitió mandar sobre todo el clero chileno. El sacerdote fue acusado en 2010 de abuso de menores y tan solo un año después fue encontrado culpable por el Vaticano.

A pesar de que Karadima se encuentra separado del ministerio a sus 85 años, el hecho de que lograra poner a cuatro pupilos como obispos, incluyendo al propio Barros, sentó mal en la sociedad chilena. La designación de Barros como responsable de la diócesis de Osorno no hizo sino atizar el fuego, así como las críticas de hipocresía del papa Francisco.

Foto de La Stampa

Tras conocer el nombramiento, el propio obispo presentó su renuncia al papa en Roma, sin embargo este, convencido de su inocencia, la rechazó. Recientemente sostuvo que no hay pruebas de las acusaciones ni denuncias formales, lo cual, si bien es cierto, no aminora el malestar del pueblo chileno.

Relativo al caso, hace tan solo unos días apareció un video en el cual el papa afirmó que la iglesia de Chile sufría por tonta y por dejarse llenar la cabeza por políticos que juzgaban sin prueba a un obispo por algo que presuntamente ocurrió hace 20 años.

“Si, pero es una Iglesia que perdió la libertad dejándose llenar la cabeza por políticos, juzgando a un obispo sin ninguna prueba después de 20 años de ser obispo. Piensen con la cabeza y no se dejen llevar de las narices por todos los zurdos que son los que armaron la cosa. Además la única acusación que hubo contra ese obispo fue desacreditada por la corte judicial así que, por favor, no pierdan la serenidad”.

“Osorno sufre sí, por tonta, porque no abre su corazón a lo que Dios dice y se deja llevar por las macanas que dice toda esa gente. Yo soy el primero en juzgar y castigar a alguien con acusaciones de ese tipo pero en este caso ni una prueba, al contrario. De corazón se lo digo, a ver si me ayudás en eso”, añadió.

El video demuestra varias cosas, la primera que el papa estaba consciente de la polémica que iba a generar la designación de Barros y que ya tenía una postura clara al respecto. También muestra, sin embargo, su molestia por todos los problemas que ha causado el asunto.

La primera reacción ante las imágenes provino de los representantes de Juan Carlos Cruz, una de las víctimas de abuso, quienes pidieron al Vaticano conocer qué información fue desestimada por los tribunales. Cruz y otras víctimas están en juicio contra la Iglesia de Chile, a la que demandan una indemnización de 650 mil dólares.

En cuanto a los textos filtrados, el principal afectado es Francisco Javier Errázuriz, arzobispo de Santiago hasta el año 2010. En los mismos manifiesta la preocupación de su sucesor, Ricardo Ezzati, por la intención del Vaticano de integrar al propio Juan Carlos Cruz a una comisión vaticana para la protección de menores. La intervención de ambos impidió que la medida se hiciera realidad.

Con información de La Stampa

#vaticanoabuso sexual de menoreschileiglesiaPapa