Permiten entrada a exgobernadora de Alaska a restaurante en NY sin estar vacunada
Exgobernadora de Alaska, Sarah Palin. Foto de EFE

La exgobernadora de Alaska, Sarah Palin, notoria crítica contra las vacunas anticovid, estuvo cenando en un restaurante neoyorquino el pasado sábado, pese a existir en toda la ciudad obligatoriedad de mostrar prueba de vacunación para comer dentro de bares, restaurantes y todos los lugares de ocio.

El diario New York Times reveló que Palin acudió al Elio´s, un lugar frecuentado por famosos de todo tipo en el barrio del Upper East, cuyo propietario reconoció al diario que a Palin no se le pidió su prueba de vacunación por venir acompañada de un cliente de confianza cuyo nombre no desvelaron.

Palin, que llegó a ser candidata a vicepresidente, estaba convocada para el inicio de un juicio contra el New York Times, diario al que puso una demanda por difamación, pero el caso no pudo abrirse porque ayer mismo por la mañana la exsenadora dio positivo a las pruebas de COVID-19, lo que obligó a retrasar el juicio hasta el 3 de febrero.

El dueño de Elio´s reconoció haber “cometido un error” y dijo que piensan llegar hasta el fondo del asunto, aunque la anécdota revela que la obligatoriedad de la vacunación no se aplica por igual a todo el mundo en algunos lugares.

Un reportero de la cadena de televisión CNBC relató que tampoco él tuvo que mostrar su prueba de vacuna en una reciente visita al mismo lugar porque nadie se lo exigió.

Palin ya pasó la COVID-19 recientemente, lo que no le ha impedido hablar contra las vacunas. En un discurso reciente en Arizona llegó a decir: “Será sobre mi cadáver que me obligarán a vacunarme. No lo voy a hacer”, dijo.

La demanda de Palin data de 2017, cuando el diario publicó un editorial en el que aludió a un tiroteo sucedido en 2011 en el que murieron 6 personas y resultó gravemente herida la entonces congresista demócrata Gabby Giffords.

El periódico vinculaba el suceso con un mapa distribuido por la campaña de acción política de la republicana y que señalaba varios distritos electorales, incluido el de Giffords, con puntos de mira.

El diario reconoció su error y publicó una corrección dos días después, pero Palin insiste en que se actuó con mala fe para tratar de perjudicarla y busca una compensación económica.

Con información de EFE