Escándalo de corrupción deriva en elecciones anticipadas en Austria

Escándalo de corrupción deriva en elecciones anticipadas en Austria - Alexander Van der Bellen, presidente de Austria. Foto de @vanderbellen
Alexander Van der Bellen, presidente de Austria. Foto de @vanderbellen

Hace unos días salió a la luz un video del vicecanciller de Austria haciendo tratos con la enviada de un magnate ruso a cambio de contratos estatales

Las elecciones anticipadas de Austria se efectuarán en septiembre, anunció el presidente Alexander Van der Bellen al día siguiente del hundimiento de la coalición gobernante a raíz de un escándalo de corrupción en la ultraderecha que reabre el debate de las alianzas entre radicales y moderados.

A solo días de las cruciales elecciones al Parlamento europeo, el vicecanciller ultraderechista, Heinz-Christian Strache -número dos del gobierno-, se vio obligado a renunciar tras la difusión de un explosivo video en el cual el político hace dos años negociaba con la enviada de un magnate ruso apoyo a cambio de contratos estatales.

Denominado “caso Ibiza” por el sitio donde se produjo la grabación, el escándalo estalló el viernes por la noche, y el sábado el conservador y jefe de gobierno Sebastian Kurz dio por concluida la coalición de 18 meses, que había sido considerada un modelo europeo de cooperación entre derecha moderada y radical.

“Abogo porque las nuevas elecciones sean en septiembre, si es posible a principios de mes”, declaró este domingo el presidente Van der Bellen tras entrevistarse con Kurz.

Van der Bellen mantendrá conversaciones adicionales con otros líderes políticos para fijar una fecha y abrir los meses de campaña.

 “Ya es suficiente”

Los medios alemanes Süddeutsche Zeitung y Der Spiegel publicaron un video grabado con cámara oculta hace dos años en el que se ve al jefe del FPÖ discutir, unos meses antes de las legislativas, con una mujer que dice ser la sobrina de un magnate ruso.

En la grabación ambos discuten cómo podría ganar el control del tabloide de mayor circulación del país, Kronen Zeitung, e instalar personal editorial que ayudara a la campaña electoral de la ultraderecha en los comicios de 2017, a cambio de contratos públicos una vez consolidado el triunfo.

Kurz dijo el sábado que esas revelaciones fueron la gota que desbordó el vaso luego de una serie de escándalos relacionados con el FPÖ.

“Ya es suficiente”, había dicho en conferencia de prensa en Viena, transmitida por televisión y que se estima fue seguida por dos millones de personas, la cuarta parte de la población austríaca.

Strache, por su parte, admitió en su declaración de renuncia que había sido “estúpido” e “irresponsable”.

Pero su compañero, el controvertido ministro de Interior de la ultraderecha, Herbert Kickl, culpó el domingo a Kurz por el colapso de la coalición. “Estamos listos para esta confrontación”, dijo Kickl.

La oposición ha exigido que Kickl y todos los demás ministros de FPÖ dejen el gobierno de inmediato, pero ni Van der Bellen ni Kurz comentaron si se les permitiría quedarse, ni quién reemplazaría al vicecanciller.

Las revelaciones irrumpieron en momentos en que Austria llegaba al punto culminante de la campaña proselitista de cara a las elecciones para el Parlamento Europeo, previstas en toda la UE para el fin de semana próximo.

El escándalo podría resultar perjudicial para forjar un fuerte bloque populista de ultraderecha en la eurocámara, plan en el que aperecen como lideres el ministro del Interior italiano Matteo Salvini y la dirigente francesa Marine Le Pen, y en la cual la ultraderecha austríaca aspiraba a jugar un papel destacado.

El espectacular fin de la coalición puede también reavivar el debate en las derecha moderadas europeas acerca de las dificultades de la cooperación con la extrema derecha.

La canciller alemana, la conservadora Angela Merkel, reaccionó ante el escándalo advirtiendo sobre los peligros de los políticos “en venta” de extrema derecha que quieren “destruir la Europa de nuestros valores”.

La posibilidad de una nueva coalición con el FPO ya está generando controversia en el liderazgo del OeVP de Kurz y el principal candidato de la agrupación para las europeas, Othmar Karas, ya anunció su oposición a esa posibilidad.

Kurz dijo el sábado que había encontrado la cadena de escándalos relacionados con FPO “difíciles de tragar”.

Pero la líder del partido liberal NEOS, Beate Meinl-Reisinger, respondió en un tuit: “Él es quien puso a (el FPO) en un papel tan central. ¿Quién tuvo que soportar esta basura extremista y el abuso de poder? ¿Kurz? ¡No, nosotros, los austriacos!”.

Con información de AFP

Alexander Van der BellenAustriaCaso Ibizacorrupciónelecciones anticipadasHeinz-Christian Strache