El papa Francisco condena humillación a empleadas domésticas


Captura de pantalla
Captura de pantalla

El papa llamó a reflexionar si se trata a estas mujeres como personas y se les paga lo suficiente, o en cambio si se les ve como animales


El Papa Francisco cuestionó hoy el trato reservado a las empleadas del hogar, pidió reflexionar si son tratadas como personas o como animales, y llamó a los fieles católicos a la coherencia.

En el sermón de su misa matutina, celebrada en la capilla de la casa vaticana de Santa Marta, habló sobre muchas mujeres que “ganan el pan con su trabajo” doméstico, asegurando que muchas de ellas son “humilladas”.

“Jamás puedo olvidar una vez que fui a casa de un amigo desde niños. Vi a la madre dar una cachetada a la empleada”, exclamó.

Foto de Telemundo

Afirmó que alguno puede justificarse asegurando que nunca da cachetazos, pero llamó a pensar cómo se trata a estas empleadas. “¿Le pagas lo justo, le das vacaciones, es una persona o un animal que te ayuda en tu casa? Sólo piensen en esto”, invitó.

Contó que una vez, hablando con un señor culto que explotaba a las empleadas del hogar, le hizo entender que se trata de un pecado grave porque son “como nosotros, imagen de Dios”, mientras él sostenía que eran “gente inferior”.

Recordó que durante la Cuaresma, el periodo de 40 días previos a la celebración de la Pascua católica, los fieles están invitados a hacer ayuno y pidió realizar esta práctica “con coherencia”, para no caer en la “penitencia incoherente”.

Instó a sonreír, para no hacer ver a los demás que se hace penitencia, porque se ayuna “para ayudar a los demás” y también para humillarse, por eso se debe pensar en los propios pecados, avergonzándose.

“Hoy se discute si damos una cama o no a los que vienen a pedirlo. ¿Mi ayuno llega para ayudar a los demás? Si no llega, es falso, es incoherente y te lleva en el camino de la doble vida. Hago como si fuese cristiano”, indicó.

“Si no puedo hacer una cosa, no la hago. Pero no hacerla incoherentemente, hacer solamente aquello que puedo hacer, pero con coherencia cristiana”, insistió.

empleadas domésticaspapa francisco