El muro de Trump comienza a volverse una realidad


Foto de AP
Foto de AP

Además del envío de elementos de la Guardia Nacional a la frontera con México, también ha comenzado la incautación de terrenos para iniciar la construcción de la barrera donde el Río Bravo desemboca en el Golfo de México


Obstaculizado por el Congreso y en los tribunales, el presidente Donald Trump ha batallado para cumplir con la promesa clave de su campaña presidencial sobre construir un muro en la frontera de Estados Unidos con México, presuntamente para detener a los inmigrantes, pero en al menos un lugar su propuesta se está haciendo realidad: en Rio Grande Valley, donde ocurren más cruces ilegales que en cualquier otra parte entre el océano Pacífico y el Golfo de México.

Esta semana, varios soldados de la Guardia Nacional de Texas se desplegaron en el perímetro sur del estado, a petición de Trump. Por su parte, el director de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP por sus siglas en inglés) comentó a los legisladores que la agencia espera otorgar licitaciones para septiembre para la construcción de un muro fronterizo cerca del punto donde el Río Bravo desemboca en el Golfo de México.

Foto de AP

La campaña para identificar y comenzar con la incautación de tierras privadas a lo largo del río “está en marcha”, de acuerdo con lo que el comisionado de la CBP Kevin McAleenan dijo ante una subcomisión del Congreso el jueves.

El mes pasado, el Congreso rechazó la solicitud de Trump de hasta 25 mil millones de dólares para construir su codiciado muro, pero lo que sí obtuvo fue un financiamiento para erigir 53 kilómetros de barreras en Rio Grande Valley.

Pese a que la Guardia Nacional se retirará tarde o temprano, un muro podría cambiar la región para siempre. Ese tramo de la frontera es el único lugar donde están desplegados elementos de la Guardia Nacional y donde el Congreso financió la construcción de muros nuevos, en lugar de reemplazar las barreras ya existentes.

Foto de Internet

Los planes actuales solicitan hasta 40 kilómetros de construcción en el condado de Hidalgo, que incluye la ciudad de McAllen y ya tiene segmentos de vallas fronterizas, algunas instaladas en la parte norte del río.

El resto de la construcción sería en el condado de Starr, más al oeste. El año pasado, el CBP publicó un mapa que tenía marcadas varias ciudades en el condado donde se realizaría la construcción, incluidas las de Roma y la de Rio Grande.

Roma se construyó sobre los acantilados con vista al Río Bravo y a la ciudad de Miguel Alemán, en el estado mexicano de Tamaulipas. Desde los acantilados, los visitantes pueden escuchar a los gallos cantar en la vecina Miguel Alemán, así como ver niños en las escuelas y el tránsito cruzar por un pequeño puente.

donald trumpmuro fronterizorío bravo