Latinoamérica en 2022: el reto de consolidar su crecimiento en un campo minado
Un local comercial en Buenos Aires (Argentina), en una fotografía de archivo. Foto de EFE/Juan Ignacio Roncoroni

La economía latinoamericana cierra 2021 en la senda de la recuperación tras la debacle de 2020, cuya consolidación depende de cómo transitará 2022, un auténtico campo minado por la inflación, la inestabilidad social y política y los últimos coletazos de la pandemia.

En mayor o menor grado, pero siempre presentes, esos tres temas son transversales en todas las grandes economías de la región, así como el alza del dólar y las tensiones comerciales, que añaden turbulencias a un panorama muy complejo.

Juan Carlos Martínez, profesor de IE Business School resumió así para Efe la situación: “El principal reto que tiene Latinoamérica en 2022 es la consolidación del crecimiento. Un crecimiento económico que ha sido importante en el año 2021, por encima del 6 %, pero que va a ser mucho menor en 2022”.

Estos son algunos de los desafíos particulares que afrontarán las principales economías latinoamericanas.

Argentina

El principal reto de Argentina para 2022 será lograr un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para refinanciar deudas por unos 43.300 millones de dólares, un pacto esencial para que el país difiera los pesados vencimientos que debe afrontar desde marzo y no quede nuevamente al borde del impago.

Sin un acuerdo, el mayor reto de Argentina será lidiar con un empeoramiento de sus ya desequilibradas variables macroeconómicas, principalmente el déficit fiscal, las tensiones cambiarias y la elevada inflación, un panorama sombrío que condicionaría fuertemente el proceso de recuperación económica iniciado en 2021, tras tres años de severa recesión.

Brasil

Brasil tiene todos los ingredientes para que se complique su reactivación económica, con todo lo que eso implica para la región en su conjunto.

Tiene un escenario de estanflación, con la inflación y el desempleo en dos dígitos, y una enorme incertidumbre política en un 2022 que estará marcado por las polarizadas elecciones presidenciales, legislativas y regionales.

Es así que las proyecciones para 2022 son de un débil crecimiento (0,5 %), lastrado por los frágiles datos macroeconómicos, los intereses al alza, el dólar por las nubes y los recelos de los inversores ante la más que probable paralización de la agenda de reformas en el Congreso durante la campaña electoral.

Detectan los dos primeros casos de ómicron de América Latina en Brasil. Foto de EFE
Detectan los dos primeros casos de ómicron de América Latina en Brasil. Foto de EFE

Colombia

Colombia deberá mantener en 2022 el buen ritmo reactivación económica que hizo que creciera en 2021 cerca del 10 %, en un contexto marcado por la alta inflación, un desempleo que no recupera los niveles precovid y las citas electorales.

Para 2022, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) proyecta una expansión de la economía del 5,5 %, similar a la pronosticada por el sector financiero.

La inflación, que a cierre de noviembre se situaba en el 5,26 %, una de las más altas en los últimos años, es el enemigo a batir para las autoridades del país, y así el Banco de la República comenzó ya en septiembre una subida gradual de los tipos que le llevó el pasado viernes a subirlos medo punto hasta el 3 %.

Otro reto es el desempleo, que se mantiene por encima de los dos dígitos y aún no ha regresado a los niveles prepandemia.

A esto se suma un contexto político marcado por las elecciones presidenciales previstas para mayo, con segunda vuelta en junio.

Cientos de ciudadanos participan en una marcha en Medellín que rechaza y pide el fin del “Paro Nacional” y la violencia que se desprenden de las manifestaciones contra el Gobierno de Colombia, que completaron un mes. Foto de EFE

Chile

Tras sufrir en 2020 el mayor retroceso económico en cuatro décadas, la economía chilena acabará 2021 con un alza de entre el 10,5 % y el 11,5 %, según estimaciones del Banco Central, apoyadas por organismos internacionales como la OCDE.

Sin embargo, para el 2022 el escenario se prevé mucho más difícil, con un crecimiento en torno al 2 % que se mantendrá hasta el 2023, según la OCDE, conforme se reduzca el apoyo fiscal de las ayudas ante la pandemia y se acabe el ahorro y la liquidez acumuladas por los ciudadanos.

De entrada, Chile tendrá que abordar el recalentamiento de la economía que elevó la inflación en noviembre al 6,7 %, la mayor desde la crisis financiera de 2008 y muy por encima del rango meta del Banco Central, de entre el 2 % y el 4 %.

Un rasgo particular chileno es la incertidumbre sobre su sistema de pensiones, que se ha descapitalizado tras la salida de más de 50.000 millones de dólares en los retiros autorizados por las autoridades para atajar la crisis del Covid-19.

Ese tema será objeto de debate tanto en lo que respecta a la redacción de la nueva Constitución como en las políticas del nuevo Gobierno del izquierdista Gabriel Boric, ganador de las elecciones presidenciales y que asumirá el poder en marzo de 2022.

Este proceso constituyente que se lleva a cabo Chile, culminará previsiblemente en 2022 con una propuesta de nueva Carta Magna, otro interrogante que pesará sobre la economía chilena.

La “extrema” e “histórica” desigualdad del país, origen de las protestas sociales de 2019, puede volver a generar un estallido ciudadano en función del desarrollo de la discusión constitucional y de las prácticas del nuevo Ejecutivo.

Personas reaccionan al triunfo del candidato presidencial Gabriel Boric, en Santiago de Chile. Foto de EFE/ Elvis González.
Personas reaccionan al triunfo del candidato presidencial Gabriel Boric, en Santiago de Chile. Foto de EFE/ Elvis González.

México

México espera crecer en 2021 alrededor del 6 %, empujado por el consumo y por el renovado Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), en vigor desde mediados del pasado año.

Pero factores como la elevada inflación -que cerrará este año sobre el 8 %- e iniciativas como la reforma energética, que busca fortalecer la eléctrica estatal en detrimento de las privadas, han generado incertidumbre entre los empresarios, que temen que afecte a las inversiones.

Pero las preocupaciones mexicanas van más por el tema comercial y las perturbaciones en los flujos globales, que, por ejemplo, afectan a su importante industria automotriz.

Mercado en México. Foto de EFE

Perú

Los desafíos de Perú son también muy grandes y tocan casi todos los aspectos de su economía, con el matiz notable de la inestabilidad política que puede hacer descarrilar unas perspectivas en principio halagüeñas.

Las proyecciones de crecimiento están en una saludable horquilla de entre el 8.5 y el 12.7 % y solo la inflación, en máximos desde hace décadas (5,83 % en noviembre) casi el doble del rango meta estimado del 3 %, es un problema macroeconómico visible y evidente.

Sin embargo, la tensión y las incertidumbres políticas en torno al gobierno del izquierdista Pedro Castillo serán las que marquen el paso del próximo año.

El Congreso, feudo de quienes no aceptaron la victoria electoral del presidente, está lanzado en lograr su destitución, en un entorno donde el sector empresarial y la élite económica no han recibido nada bien las difusas propuestas económicas del mandatario.

El fantasma de nacionalizar sectores económicos sigue sin haber sido exorcizado, y eso pesará en 2022.

Además, Castillo deberá lidiar con los graves problemas estructurales el Perú, como la salud, la educación y la informalidad, que quedaron desnudas con el embate del COVID-19.

Con información de EFE/Álvaro Mellizo